Un viaje a Sicilia supone hacer un recorrido por las diferentes etapas de la historia de la humanidad:
los restos griegos, las ciudades y pueblos medievales,
las ciudades del Renacimiento e incluso la brillante Sicilia de la Ilustración.

sicilia3
Palermo
La primera etapa del recorrido: una visita a la capital de la isla, preciosa y caótica, donde se puede admirar sus principales atractivos turísticos entre los que están la Catedral, de estilo arabo-normanda, el Palacio de los Normandos, antigua sede de los reyes de Sicilia en la que se encuentra una de las capillas más impresionantes del mundo, la Capilla Palatina, la Iglesia de San Cataldo, de decoración bastante austera y en la que se oficia misa sólo para los miembros de la Orden de los Caballeros del Santo Sepulcro de Jerusalén, la Iglesia de la Martorana, la Plaza de los Cuatro Cantos, muy cerca de la Fuente y la Plaza Pretoria, que a su vez están muy cerca de las Iglesias de San Cataldo y la Martorana,
y, para finalizar, las Catacumbas de los Capuchinos.
Al ser la capital, las opciones de alojamientos son  numerosas: se puede elegir una zona céntrica y bien comunicada
a través de páginas de reserva de alojamientos  como esta.
Finalmente, un merecido descanso, después de un día paseando por la ciudad
y sus famosos mercados y mercadillos. 

sicilia2

Cefalú
Situada en la mismísima costa, esta pequeña población de pescadores esconde muchos encantos, como por ejemplo la Catedral, testimonio del paso de los normandos por la isla, el edificio del Seminario Vescovile en la Plaza de la Catedral, el antiguo Lavatoio, un lugar en el que la calma y la quietud son las principales protagonistas, o el Puerto Viejo, un pequeño rinconcito con un encanto especial. Como consejo para los que queráis disfrutar al máximo de Cefalú, lo mejor es reservar un alojamiento en el casco histórico y vagabundear hasta altas horas de la noche por sus calles y callejuelas, tiene un encanto difícil de describir.

sicilia4

Taormina
Es uno de los lugares más visitados de la isla. Su encanto reside principalmente en su Teatro griego, el segundo más grande de la isla y desde el que se puede gozar de las mejores vistas de la bahía de Naxos y del  Etna.

sicilia1

Catania
 Sin necesidad de pasar la noche en Taormina, se puede llegar directamente a Catania, un paraíso urbano rodeado de playas volcánicas. Entre los imprescindibles de la ciudad, hay que ver el Mercado, con multitud de productos frescos del lugar a muy buen precio, la Plaza de la Catedral, en cuyo centro se alza majestuosa una fuente que representa tres civilizaciones: la púnica, la cristiana y la egipcia, la Pescheria, un mercado al aire libre de pescado fresco (mapa), el Castillo Ursino o el Anfiteatro romano, un vestigio de uno de los más poderosos imperios
del mundo, ubicado en el centro de la ciudad.

Un recorrido que os dejará con ganas de más, ¡la isla es muy grande! Os quedarán todavía muchos lugares por descubrir y recorrer. Además de ser una isla preciosa, la gente es encantadora, lo que colaborará en que te lleves un estupendo recuerdo de tu estancia en Sicilia.

Por Claudia Ortiz

¡Compártelo en tus redes sociales!