BÁRBARA: En pleno barrio de Salamanca de Madrid, concretamente en Goya, nos citamos con Guillermo Esteban, “GRILEX”, el rapero que arrastra a las masas mediante el amor. Tienes 24 años, madrileño y rompiendo todos los esquemas conocidos del Rap hasta ahora. Cuéntame brevemente por qué.

GRILEX: Bueno. Creo que estamos dando un nuevo formato a la cultura del Rap, que es no tener miedo por hacer algo diferente. Creo que el Rapsiempre se ha seguido una especie de línea y dirección, y ahora lo que queremos hacer es cambiar esa dirección porque queremos ser los más reales posibles. No ser uno más del resto.

B.: ¿Cómo llegaste a ser un rapero contrario a lo que el Rap promulga?

G.: Pues fue por una conversión que tuve. Hace un Rappues muy de la sociedad de hoy en día y tuve un momento de conversión con Dios que me tiró del caballo, porque es lo que digo, ¿no?… Yo hacía eso, ese tipo de Rapde menosprecio, de meterme con las personas, y cuando me encontré con Él, pues me di cuenta que todo lo que estaba haciendo no llegaba a ningún punto.

B.: O sea, diste un giro de 180º

G.:¡Total!, ¡totalmente!

B.: ¿Podías contarme, anteriormente a ese giro, tus letras de qué iban?

G.:Pues, ¡menosprecios!. Menosprecios, insultos, también machacaba mucho a todas las personas, todas las situaciones…

B.: ¿Tenías como un vacío que no terminabas de llenar?.

G.: Exactamente.

B.: ¿Cuántos años llevas cantando y cuántos discos y/o temas llevas?

G.: Llevo desde los 18 años. Y temas llevo mogollón. Discos ninguno, porque somos más de temas que arrasan en Youtube.

B.: ¿Fue a través de una fan en tu parroquia quien detonó de alguna manera el principio de tu carrera rapera conversiva?

G.: ¡Exactamente!. Yo llegué a la parroquia donde yo había hecho muchísimo daño, porque yo me alejé de todo y también me alejé del grupo parroquial al que pertenecía. Entonces, después de uno o dos años, mi madre me dijo que fuera con ella a una parroquia. Yo no sabía cuál era. Cuando me monté en el coche y vi que nos dirigíamos a esa parroquia, me dije, – ¡ostras!, ¡voy a ver a toda la gente que no quiero ver! –. Y cuando me bajé del coche, alguien gritó, – ¡GRILEX! –, y me dio un abrazo muy fuerte y cuando me aparté de esa persona, vi que era una chica y que me invitaba a unas cenas Alfas. Son unas cenas en las que se debaten temas de la religión. Hay personas que creen, que no creen y las que tienen dudas. Mola mucho porque todo desde el respeto te hacen pensar y desarrollar esas dudas que a lo mejor, te dejan un poco como… descolocado.

B.: ¿Crees que eres una herramienta de Dios a través del Rap para inculcar y verter el bien y el amor entre los jóvenes?

G.: ¡Yo creo que sí!. Además, con humildad. Sí que me lo noto porque cuando hago oración, también siento que Él me lo dice, que soy una herramienta suya. Eso me tranquiliza mucho porque siento que yo no soy el protagonista de lo que hago, sino que es Él.

B.: Entiendo que, ¿las letras de tus temas son tuyas verdad?. ¿Todas las compones tú?.

G.: ¡Sí!

B.: ¿No tienes a nadie que te ayuda?

G.: Nadie, nadie. Vamos, eso es como un sacrilegio que alguien haga mis letras…

B.: Pero, ¿necesitas inspirarte o estás permanentemente inspirado?, o ¿simplemente te nace?

G.: Hay veces que es por inspiración y otras porque me esfuerzo. O sea, hay veces que leo un artículo o veo algo por la calle y es difícil inspirarse. De repente, ¡bua!…, ¡la inspiración!, ¿no?. Pero lo que sí hago muchas veces es que lo veo y cuando llego a casa pienso,– ¡jo!, ¡me gustaría escribir sobre eso! –. Entonces, empleo muchas horas hasta que logro coger la forma de esa letra.

B.: ¿Qué sientes cuando te llaman por primera vez de una discográfica?, ¿qué explicación te dieron de porqué estaban interesados en ti?

G.: (Se sonríe algo inquieto) Bueno, yo saqué la primera canción y tuvo miles y miles de reproducciones. Fue de un día para otro. Me acosté, me levanté, y tenía miles de reproducciones de esa canción. Me contactó una discográfica por correo electrónico. Y claro, yo pensaba, – tengo miles de reproducciones, mogollón de gente que me empieza a seguir ¡y ahora me contacta una discográfica!. ¡Bua!, ¡soy el nuevo Eminem!. ¡No van a poder conmigo! –Y cuando abro el correo, veo que la discográfica me contacta para decirme que la instrumental que he utilizado no es mía, que es suya. Por lo tanto tenía dos opciones, o pagar un pastizal o quitarla de Youtube.

B.: ¿Y qué pasó?

G.:(Carcajadas) ¡La quité!

B.: ¿Sabes que con tus defectos y virtudes eres un referente único entre los raperos?. ¿Eso cómo lo llevas?

G.: Pues la verdad es que no soy consciente ni quiero serlo. No. Porque cuanto más consciente eres de una cosa, más te importa y yo lo que no quiero hacer es que me importe lo que opine todo el mundo, sino hacerlo para la misión. Y todo lo que sea ruido, prefiero mantenerme un poco al margen.

B.: He leído, entre tus infinitos comentarios, que eres como un Apostol jovencito. ¿Te gustan esas declaraciones?

G.: (Se carcajea muy sorprendido)

B.: ¿No lo sabías?

G.:¡No!. ¡Qué fuerte!. Pues la verdad es que me llena de orgullo, porque el poder ser alguien que pueda iluminar a través de Dios a las personas…, eso me llena de muchísima alegría. El poder ser un instrumento de algo…

B.: Además todos jóvenes. Gente muy joven. El 90% de la gente que te sigue comulga con lo que cuentas.

G.:¡Sí!. ¡Exactamente!. Pero porque es necesario. Gente valiente. Que no tengan miedo a lo que puedan decir. Y que sea también coherente entre lo que dice, vive y piensa.

B.: ¿Qué impresión crees causar en tus seguidores?, ¿cómo crees que te definirían? Aparte de “como un Apostol jovencito”.

G.: Yo creo que “valiente”. ¡Sí!. Mucha gente me lo dice.

B.: De no haber existido el Rap, ¿te hubieras decantado por otro estilo de música o no lo hubieses hecho? Y si fuera así, ¿qué otro estilo de música hubieras elegido?

G.: Yo creo que el Indie. El Indieme mola mogollón; el ritmo que tiene…, me parece todo tan bonito. ¡Sí!. Hubiera tirado por ahí, por el Indie.

B.: En tus letras no sólo hablas de Dios, también transmites tu ideología política. ¿Crees que estamos en una sociedad donde parece que se deba pedir perdón por elegir una moral y ética con fuerte desarrollo de valores?. De alguna manera, “gritas” rompiendo tabúes.

G.: ¡Exactamente!. O sea, lo que intento hacer es que la gente no tenga miedo por decir lo que piensa y lo que vive dentro de su corazón. Creo que vivimos en una sociedad, en la que todo está sometido a unas reglas y quien se salga de ahí, automáticamente hay que exterminarlo o apagarlo. O mismamente tabú. Entonces lo que he intentado e intento hacer, es que la gente no tenga miedo. Da igual lo que pienses, pero no tengas miedo de pensar o de ser diferente al resto.

B.: ¿Hasta dónde eres consciente de las miles de visitas que recibes en un solo día cuando se cuelga un vídeo tuyo?

G.: Pues no soy consciente. (Sonríe).

B.: Es que tienes como 10.000 o más reproducciones en un día y medio.

G.:¡Ajá!. Y luego en Spotify también, un montón. En Instagram igual, los vídeos que se cuelgan también. Pero es lo que digo, intentar mantenerme un poco al margen, porque si no, me desenfoca de la misión. Al final estaría con el ego y no con los pies en el suelo.

B.: Una pregunta algo delicada. Me contabas antes que tus letras anteriormente aludían a todo lo malo, ¿el detonante del cambio contrario actual fue por una enfermedad de tu hermano verdad?

G.: ¡Sí!. La verdad es que fue la enfermedad de mi hermano, la que me hizo empezar a escribir Rap, pero ahí fue cuando saqué la primera canción y que fue la que tuve que retirar y empezó la evolución del Rap. De intoxicarme… Pero cuando empecé a cambiar radicalmente mi forma de ser a la hora de hacer el Rap, fue en unas convivencias. Muchísimo tiempo después, años incluso, fui a esas convivencias.

B.: ¿Y dejaste de sentir ese vacío de antaño?

G.:¡Ese vacío no!. Pero sí que es verdad que muchas veces siento vacío. Estoy triste. Hay muchas personas que me dicen, – desde que estás con Dios es imposible que te sientas triste o vacío, ¿no? -.A ver, ¡sí!. Porque soy humano.

B.: ¿Qué consejo darías a quienes lo están pasando mal como lo pasaste tú?

G.: Que no se rindieran. Que al final, nunca se sabe cuándo puedes ver la luz. Entonces, a lo mejor, te puedes quedar en el camino porque pierdas la esperanza.

B.: ¿Te han llegado a llamar iluminado alguna vez?. ¿Sería como un piropo?, ¿un orgullo?

G.:No tengo ni idea de si me lo han llamado, pero sería como un piropo.

B.: ¿Tu película favorita?

G.: ¡Jo!, ¡qué buena pregunta!. ¡Me has pillado!… ¿Mi película favorita?… ¡Alita!. ¡Es nueva!. Es impresionante. Está en el cine ahora. Trata de una chica que es como una especie de robot-transformer, que se encarga de matar a todos los malos. Es de acción.

B.: ¿Quién es dios para ti?

G.: Pues… ¡Mi colega!

B.: ¿Dime un color y por qué?

G.: El gris, porque no es ni negro ni blanco. Es intermedio.

B.: ¿Dónde te irías y con quién?

G.: Me iría a Las Maldivas con mi novia.

B.: ¿Qué es para ti el miedo?

G.: (Me mira pausado y me sonríe). ¡Es que son muy buenas!… El miedo yo creo que es, la pérdida de perspectiva hacia lo que quieres lograr.

B.: (Le devuelvo la sonrisa). Muy buena respuesta también. ¿Tu mejor sueño?

G.: Ser feliz.

B.: ¿Qué significa para ti el amor?

G.: (Vuelve a sonreír muy sorprendido)

B.: ¿No te esperabas preguntas así verdad?

G.:¡Me encantan!. Pues el amor es dar sin querer recibir nada a cambio.

B.: ¿Lo que más detestas?

G.: La injusticia.

B.: ¿Qué significado tiene la ira para ti?

G.: Es que tiene dos significados. Tiene uno bueno, porque la ira para mí, puede ser un potenciador para conseguir algo, o puede ser todo lo contrario, el desembocante que te hunda.

B.: Defíneme empatía.

G.: (Me mira sorprendido). La empatía para mí, es el poder sentirte reflejado en la otra persona.

B.: Defíneme a guillermo, no al artista.

G.: Pues un jovencillo que intenta iluminar a las personas siendo totalmente imperfecto y sabiendo de sus limitaciones, que tiene muchísimas, pero no por ello, acobardándose de ello.

B.: Defíneme a Grilex, al artista.

G.:A Grilex lo definiría como a alguien imperturbable. Guille es la parte débil. El chico más flojito. O sea, Grilex es como cuando Superman se pone el traje y tiene esa potencia, o como cuando Popeye toma las espinacas y se transforma. Pues Grilex es esa parte, la imperturbable, la que no se calla, la que digan lo que digan, va a seguir con su objetivo.

B.: Pues hemos terminado. Si quieres añadir algo más…

G.:(Sonríe pícaro) Bueno, pues me han dicho que se te da muy bien, el tema de las facciones de la cara…

B.: ¡Ja, ja..! ¡Qué pillo!. ¡Morfopsicología!, el estudio a través del rostro. Pero… ¿tú estás seguro de querer que salga tu perfil en la entrevista?

G.:¡Ja, ja, ja…!. No lo sé… Tengo miedo. (Se carcajea)

B.: Bueno. En general, tu modulado no es malo, es bastante potente. Abreviando mucho te diré por ejemplo que gozas de una muy, pero que muy buena salud, tienes muy marcado el sentido de la justicia. En tu intelecto eres bastante obcecado, seguirás en tus trece en el empeño de lo que te propongas, va a ser muy difícil que alguien intente cambiar de idea. ¡Ups!, a ver…, sexualmente tienes un muy buen desarrollo. Tienes también, un poder de concentración infinito… Y un modulado en general, que físicamente debes atraer a muchas fans. Bueno, me has puesto en un aprieto. Aunque muy brevísimo y a grandes rasgos, ahí te he dado unas pinceladas.

G.:(Sonríe muy sonrojado) ¿Y malo?

B.: A ver, tienes bastante sangre fría, pero la tienes compensada con otras zonas del rostro y una muy levísima agresividad y eso hace que puedas usarla positivamente, es decir, hay personas, como por ejemplo un policía, que pueda tener mucha sangre fría, pero que se equilibra con otras características de su rostro. Esto entonces, es bueno a la hora de tener que enfrentarse a situaciones de alto riesgo o sumamente desagradables. Este es un ejemplo. Cuando se tienen asimetrías y atonías y falta compensación positiva en los distintos pisos del rostro, estaríamos hablando de seres muy peligrosos. Tranquilo. En absoluto es tu caso. Pero ¡vaya!. Me has sorprendido tú con tu pregunta. (Me sonrío)

G.:¡Jo!. Muchísimas gracias. Sorprendido estoy yo. Me lo has clavado.

B.: Muchas gracias a ti por conceder la entrevista a LUNAySOL.

G.: Agradecido a la revista y a ti.

Bárbara Corchado
Perfectamente Imperfecta