Los reyes de Italia Humberto II y Marie-José.

Su padre le infundió su pasión por la historia de su familia, una de las mas antiguas dinastías de Europa. Este entusiasmo le llevó a crear su fundación, ideal que tuvo también su padre, el cual quería crear un museo de la historia de la dinastía de Saboya, pero su enfermedad le impidió llevarlo a cabo. La fundación lleva el nombre de sus padres Humberto II y Marie-José de Saboya, y está presidida por la misma princesa.

Entre todo lo que coleccionó su padre, se encuentra una pieza única y de inestimable valor, la Saint-Suaire, propiedad de la dinastía desde hace 530 años, y que fue legada por el rey Humberto II a su santidad el Papa Juan Pablo II. Cuando su padre muere, la princesa retoma la idea y crea la Fundación Marie-Gabrielle de Saboya, con sede en Ginebra, que alberga parte de la herencia de sus hermanas, la cual compró para ampliar la fundación. Posee grabados, alrededor de once mil libros, cuadros, cartas y un envidiable fondo fotográfico. Colabora benéficamente prestando muchos objetos de la fundación a otros museos y se ha ocupado durante mucho tiempo de los padres de niños operados del corazón y actualmente es miembro activo de La Orden de Malta.

Le pregunto en qué le ha marcado el apellido Saboya, y me responde muy serena y afable que es algo con lo que nació. Pese a que no puede olvidar los momentos más duros por los cuales ha pasado -como cuando fueron perseguidas su madre y hermana por los alemanes- es una mujer muy positiva y alegre, con un porte real y gran sentido del humor a la que le encanta viajar y aprender. Ahora está estudiando la guerra entre Francia y España ya que le han pedido participar en una conferencia en Turín.

DSC00357

Habla un perfecto español, ¿es debido al tiempo que pasó viviendo en España?
No exactamente. Viví en Portugal durante el exilio y es allí donde pasé mi infancia y adolescencia, pero cada año iba a Madrid a examinarme. Otra de las razones que motivaban mis visitas a la capital española era que el hecho de que ahí se encontraba la escuela italiana que exitia en la época.

¿Dónde conoció al rey Juan Carlos?
Nos conocimos en Portugal, donde estábamos algunas familia reales exiladas, como la francesa y española. Fue un amor de juventud del que nació una bonita amistad y actualmente continuamos siendo amigos.

¿Ha hablado con él tras su abdicación?
No, aún no. Sí hablamos cuando ha estado enfermo. El esta sufriendo mucho por todas estas operaciones y por todo lo que está ocurriendo. Le tengo mucho cariño. En cuanto a vernos, desde hace unos años hemos coincidido poco porque yo dejé de ir a cacerías en España.

¿Qué recuerdos guarda de él?
Era un chico muy alegre. Recuerdo las vacaciones en las que montábamos a caballo, íbamos de cacería del zorro con la condesa de Barcelona. Le encantaba la vela y nos encontrábamos en las playas de Estoril o de Cascáis. Guardo unos recuerdos muy entrañables.

¿Se hubiera visto como reina de España?
No, para nada. No me hubiera gustado reinar. Supone un trabajo enorme, con grandes responsabilidades y un gran sacrificio. Yo soy muy independiente, y no hubiera podido aguantar. Lo he visto y vivido con mis padres y con mi abuela. Es un trabajo duro y vocacional.

Marie-Gabrielle de Saboya es hija del último rey de Italia.

¿Qué opinión le merece D. Felipe?
Conozco al nuevo Rey Felipe VI desde la infancia y siempre lo he encontrado serio, responsable y muy bien preparado para este papel que sin ninguna duda no es el más fácil.

¿Piensa que las monarquías europeas van a desaparecer?
Puede ser que haya mucha gente que piense que están obsoletas, pero la ventaja de la monarquía para mí es que no pertenece a ningún partido político. A mí la política me interesa mucho menos que la Historia.

¿Qué ha pasado con las joyas de su familia? ¿Se subastaron?
Las pertenecientes a mi bisabuela la reina Margarita están en el Banco de Italia. Podríamos decir que están confiscadas, no me dejan verlas, ni hacer fotos, ni exponerlas.

¿Por qué?
Pues es así, me han dado un no rotundo sin explicación alguna. Así son los italianos, además no quieren decir ni reconocer que son nuestras joyas. Es una pena no poder exponerlas.

¿Va a Italia?
Por supuesto. Voy a Roma, me encanta Turín, pero vivo en Ginebra, y es allí donde tengo a mi hija y a mis nietos.

Otra de su cualidades intelectuales es la de escribir. Ha publicado varios libros sobre la historia de su familia, las joyas, la vida en la corte y sobre el Apocalipsis de San Juan. Apasionada de la jardinería, no pierde nunca la oportunidad de comprar nuevas semillas siempre que se le presenta la ocasión, y cuida de su jardín con esmero y dedicación, lugar en que el le gusta pasar el tiempo junto a sus cinco perros.

Desde aquí queremos agradecer a Su Alteza por habernos recibido y confiado el relato de su historia y una parte de su vida.

El príncipe Michel de Yougoslavie y su tía la princesa Marie-Gabrielle de Saboya.

 

¡Compártelo en tus redes sociales!

tagged in Entrevista