BÁRBARA: En pleno barrio de Salamanca de Madrid, me encuentro con una mujer todo terreno, experta y líder en las tecnologías digitales bancarias. Coty de Monteverde es Directora del Centro de Excelencia de Blockchain del grupo Banco Santander ¿Puedes contarme cuáles son tus funciones?

COTY DE MONTEVERDE: Bueno… lidero un equipo del banco que realiza varias funciones en torno a esta tecnología emergente. Por un lado, hacemos research, es decir investigación, ya que al tratarse de una tecnología nueva es necesario adaptarla para su uso en el banco. Por otro lado, ejecutamos proyectos, que pueden ser pruebas de concepto en la que probamos una idea, pilotos en los que probamos su aplicación de una forma limitada, pero real, y finalmente proyectos en los que llevamos a producción esos casos de uso que previamente hemos probado. Por tanto, tenemos la investigación, la ejecución de proyectos y en paralelo la parte de estrategia. O sea, tenemos esta nueva tecnología emergente, ¿cómo la aplicamos?, ¿dónde nos posicionamos? Y es por eso que tocamos esas tres patas.

B: ¿Qué es el Blockchain?

CM: Es largo. Intentaré resumirlo y hacerlo fácil. Blockchain va a ser una revolución como lo fue internet. Internet lo que nos trajo fue una nueva forma de intercambiar información. Lo que nos trae Blockchain es una nueva forma de intercambiar valor. Por ejemplo, tú mandas ahora un e-mail con una foto y estás mandando una copia de la foto, pero cuando se trata de intercambio de valor, como dinero, valores, una propiedad… no te interesa enviar una copia. Por ejemplo, si quisieras enviar dinero, lo que quieres es que el balance en tu cuenta disminuya y el dinero aparezca en la cuenta de la otra persona. Entonces, para hacer eso los bancos actualmente tenemos que apoyarnos en intermediarios ya que cada banco tiene su propio registro contable, es decir su propia base de datos, y cada uno confía en la suya propia pero no en la del otro. Es decir, cuando tú haces una transferencia, ¿cómo se ponen de acuerdo los bancos para que disminuya el balance en un lado y suba en el otro? Para ponerse de acuerdo necesitan intermediarios como las cámaras de compensación y los bancos corresponsales, lo cual hace que las transferencias internacionales sean lentas, costosas…, y que pueda haber errores. Con Blockchain, lo que cambia es que esa base de datos es compartida y distribuida entre todos los participantes de la red de forma que hay una única fuente de la verdad. Con lo cual pueden operar entre ellos sin necesidad de confiar los unos en los otros porque en lo que confían es en esa base de datos compartida, y por tanto el sistema no depende de ningún participante en particular ni necesita de administradores. De esta forma, se permite operar de una forma más eficiente, más segura y en tiempo real. En resumen, Blockchain es una base de datos compartida y distribuida, que es muy segura gracias a la criptografía, y que proporciona una nueva forma de registrar la propiedad de los activos y de operar con ellos.

B: ¿Y es seguro?

CM: Súper seguro. Se habla mucho de – ¡han robado bitcoin! –, eso no significa que han atacado la red y han robado bitcoins, en realidad lo que han robado son las claves privadas con las que se firman las transaccines, que es como si fuera tu contraseña. Te han robado tu contraseña y entonces te han quitado los bitcoins que tenías, pero la red en sí es extremadamente segura. ¡Súper seguro!

B: A cerca del Bitcoin. ¿Consideras que será la moneda mundial digital que se usará en el futuro y quedará como moneda única mundial?

CM: ¡No! . ¡Para nada!. Por muchas razones.

B: Imagino que habrá gente que no sepa lo que es el bitcoin. ¿Podrías explicarlo?

CM: Vale. El bitcoin se crea en 2008 por una persona que no sabemos quién es. Una persona anónima o grupo de personas, Satoshi Nakamoto se hace llamar. Y éste describe el bitcoin como una versión de efectivo puramente electrónica para transferencias de persona a persona, de ente a ente, sin necesidad de ningún tipo de intermediario. Entonces, el bitcoin es un activo digital que usa la tecnología de Blockchain para que no necesitar ningún intermediario, nadie que lo centralice y que lo gobierne. Se trata de un sistema descentralizado y autosuficiente.

B: ¿Es una moneda digital no?

CM:¡Sí!. Es una moneda digital que no está gobernada por ningún banco central, que no tiene ningún tipo de respaldo. Entonces, el valor que tiene es el valor que le damos nosotros. Es la oferta y la demanda, eso lo que le da el valor que tiene. Se compara mucho con el oro. Porque en el caso del oro, vale algo porque brilla y nos gusta…

B: ¿Y hasta ahora siempre ha sido seguro?

CM: Bueno, en 2008 se ideó, es decir, se publicó el “whitepaper” en el que se describía. En 2009 fue cuando los primeros participantes (o mineros) empezaron a validar las primeras transacciones. Lleva desde 2009 y ahí sigue. Nadie lo ha tumbado. La gracia del Blockchain y el bitcoin en concreto, es que la mayoría de los participantes de esa red que validan las transacciones, se tienen que poner de acuerdo de cuáles son las siguientes transacciones que se van a incluir en la base de datos. Entonces, si tú quieres trampear esa base de datos, quieres hackearla, por ejemplo, quieres enviarte todas las transferencias a ti mismo…, o si quieres realizar cualquier tipo de trampa, tienes que controlar el 51% de la red. Tener el 51% del poder computacional de la red es extremadamente costoso. Te cuesta más el poder tener esos esos servidores y esa energía para trampear el sistema que lo que vas a conseguir robando de él, entonces no existe incentivo para hackearlo. Y luego, hay otro tipo de ataques que se suele hacer en las redes en general, incluso a los bancos, que son los ataques de denegación de servicio. En esos ataques lo que se hace es empezar a lanzar peticiones vacías, o sea, imagínate que a un banco empezaran a logarse miles veces seguidas para tumbar su página web, pues en el caso de bitcoin imagínate que se intentaran enviar muchísimas transacciones vacías para intentar colapsarla…, como por cada transacción que haces tienes que pagar una comisión, tumbar esa red con transacciones vacías, saldría muy caro. ¡Por eso es tan segura frente a ataques! Y también se utiliza un nivel de criptografía muy alto que garantiza la autenticidad de las transacciones y la integridad de la base de datos.

B: ¡Qué bueno!. Entonces, ¿¡hasta ahora no ha fallado nunca!?

CM: ¡No!, ¡no!. ¡No falla!

B: O sea, ¡desde el 2009 lleva 10 años con una eficacia extraordinaria!

CM: ¡Sí!. Desde el 2009 que lleva en funcionamiento. Tiene sus cosillas también, en algún momento ha subido la comisión de las transacciones demasiado haciendo que no fuese útil como medio de pago pues igual para una transferencia de bitcoins, la comisión te podía costar el equivalente a 20 dólares. Salía bastante caro… por lo que empezó a verse más como una inversión que como un medio de pago. Además, bitcoin tiene algunas cosas que desde mi punto de vista no están bien formuladas como es la velocidad de las transacciones ya que actualmente puede procesar unas tres, cuatro… transacciones por segundo cuando las redes de Visa o Mastercard procesan unas 20.000 transacciones por segundo… y en el corto plazo no creo que eso vaya a alcanzarse en bitcoin.

B: Bueno, tampoco el bitcoin es muy conocido y utilizado. He oído hablar de ello, pero no sé hasta qué punto se conoce.

CM: No es muy conocido y muy utilizado porque la forma de acceder a estas monedas virtuales tampoco es muy fácil o muy intuitiva. Digamos que ha habido más preocupación por proporcionar seguridad a la red que en dar una experiencia de usuario agradable a la hora de acceder a ellas.

B: Y es un poco complejo…

CM: Bueno. La gente no lo entiende, les da miedo, – pero, ¿esto quién lo controla?. ¿Hay un banco detrás?. ¿Y hay oro?, ¿lo respalda el oro?..-, pues ¡no!, no lo respalda el oro… Pero por aclarar, nosotros en el banco cuando decimos que trabajamos con blockchain, estamos trabajamos con la tecnología subyacente de las criptomonedas pero no trabajamos con ellas por ahora. Cuando aplicamos blockchain usamos esas bases de datos distribuidas que te comentaba, que además, contienen una especie de programitas informáticos que se llamanSmart Contracts, en los que prácticamente puedes programar ahí cualquier cosa y proporciona unas funcionalidades increíbles. Por ejemplo, puedes proporcionarle comportamiento al dinero, a los activos…, podrías programar una transferencia para que salga el primer lunes del mes de forma automática si antes me entregan una mercancía. Además, muchas veces utilizamos esta tecnología sin que haya moneda de por medio y simplemente la usamos para mejorar y automatizar un proceso en el que tienes que poner de acuerdo a varias partes. Imagínate el caso de una operación de importación de naranjas. En este caso podrías meter a todos los implicados en una red blockchain, al comprador, al vendedor, al banco del comprador, al banco del vendedor, al agente del puerto, etc. Estos participantes tienen intereses diferentes, pero se ponen fácilmente de acuerdo al meterlos a todos en una misma red blockchain, en el que todos ellos, ven la misma información y todos se fían de que la información es correcta. Es como si fuera una partida de parchís en la que todos los jugadores vemos lo que está sucediendo en el tablero y puedes ver si alguien saca un 5 y cuenta 6. Volviendo al ejemplo de la compra de naranjas, se pueden reflejar ciertas condiciones del contrato legal de compra-venta en un Smart Contracty automatizar su ejecución, como que se aplique un descuento en el precio de compra si las naranjas llegan después de la fecha acordada o demasiado maduras. Ese Smart Contractes un programa informático que todos los participantes ven y que todos ejecutan a la vez dando en todos el mismo resultado, y como además “vive” en internet, por así decirlo, podemos conectarlo a sensores del barco. Podría conectarse a un sensor de temperatura en el contenedor de las naranjas que le enviase una señal al alcanzar cierta temperatura, lo que indicaría que las naranjas van a llegar más maduras de lo acordado y esa señal que le llega al Smart Contractes como una orden que dice – tengo que ejecutar esta cláusula en la que voy a aplicar un descuento -.Y eso lo ven todos, el comprador, el vendedor, los bancos… y se ejecuta a la vez. Y no pueden discutirlo porque se ejecuta automáticamente y ya estaba pre acordado. No es como los contratos legales normales que pueden llevar a disputas. Además, si el barco llega tarde a puerto y se firma digitalmente su entrega, esa firma lanzaría otra orden al Smart Contractindicando que se tiene que aplicar otra penalización por llegar tarde y además ejecutar el pago porque la mercancía ya se ha entregado. Entonces el Smart Contract enviaría la orden de pago al banco del comprador por el importe acordado menos los descuentos por haber llegado las naranjas tarde y demasiado maduras. Y se haría de forma automática y sin discusión entre comprador y vendedor. Por tanto, estos Smart Contractspermiten automatizar y hacer más eficientes procesos en los que estamos varios participantes que tenemos intereses diferentes. En este caso no hay moneda virtual de ningún tipo por medio. Además blockchain y el uso de Smart Contractspodría permitir desintermediar negocios como Airbnb o Uber, conectando a los clientes directamente con los dueños de las viviendas o con los conductores sin ningún tipo de intermediario.

B: ¿Cómo llevas lidiar un cargo tan importante en uno de los Bancos más poderosos siendo mujer?. ¿Te costó mucho llegar hasta ahí?

CM: (Se sonríe). Es que he llegado porque estaba en el sitio adecuado y en el momento adecuado.

B: ¿Te habrá costado un importante recorrido profesional, verdad?.

CM: Bueno. Yo estaba haciendo proyectos de innovación y mi jefe de aquel momento, que era brillante, vio el futuro de esta tecnología muy pronto y empezó a meterse en ello y a investigar y montó un equipo. Yo estaba en el equipo de al lado. A mí me parecía muy interesante. Empecé a ayudarles. Y así fui aprendiendo poco a poco. Fue todo como muy natural. Simplemente porque a mí me interesaba, pero yo no me dediqué desde el principio a esto. Y llegó un momento en el que creció y creció el interés por esta tecnología y necesitaban gente y fue pues algo así como: – … tú que ya sabes y que no hay que explicarte ya nada, pásate a este equipo-. Me pasé. Y estuve aprendiendo, trabajando y demostrando y por casualidades de la vida, mi jefe se fue a montar su propia compañía y como Blockchain es algo de lo que no todo el mundo sabe, era yo quien estaba ahí para liderarlo…, pero no ha sido una guerra… Ha sido eso, el estar en el momento adecuado, en el sitio adecuado y saber de algo que era necesario.

B: A título personal, ¿puedes compaginar tu labor profesional con tu vida personal sin grandes conflictos? Imagino que esta labor te lleva muchas horas.

CM: Pues depende de la semana. Va un poco por picos. Hay momentos que uno está un poco más tranquilo y puede salir e irse al gimnasio a las 7 de la tarde y hay veces que te tiras 2 semanas sin tocar el gimnasio. El lema del banco es “Simple personal and fair”, “Sencillo, personal y justo” y se promueve que la gente tenga su vida personal.

B: ¿Tienes otras metas laborales?

CM: Es que estoy encantada con lo que hago, entonces: – ¡Virgencita, virgencita, que me quede como estoy!

B: ¿Qué consejo profesional y digitalmente bancario puedes dar al cliente de a pie?

CM: (Sonríe) ¿A qué generación?…

B: … quizás pueda generar algo de miedo ¿no?

CM: ¡Ah!. ¿El Blockchain?. ¿Sabes qué pasa?. Para el cliente, cuando hace una transferencia, quiere que sea rápida, segura y tener una buena experiencia de usuario… y lo que haya por detrás, en el fondo da igual. Entonces, para el cliente ahora mismo es como si te digo: –¡uy, inteligencia artificial!-, pues suena todo como – ¡super guay!, ¡me han dicho que es muy seguro! –, pero al final, lo que quieres, es tener un mejor servicio y de eso se trata.

B: ¿Qué facetas personales te entusiasman?

CM: Bueno, me gusta tanto lo que hago que lo llevo también a la vida personal. En el fin de semana, leo mucho sobre Blockchain porque esto se mueve súper rápido, entonces, tengo que estar muy puesta al día porque si no te quedas atrás rápidamente. Además me divierte. Pero, lo que más me gusta del mundo ahora mismo, aparte de mi sobrina (sonríe con orgullo), es hacer deporte. Si no hago deporte me empiezo a poner de un mal humor tremendo… (vuelve a sonreírse). Me gustan los deportes de equipo, las carreras de obstáculos en las que te tienes que meter en el barro…

B: Te gusta también hacer obras, misiones, ¿verdad?

CM: Llevo desde hace muchos años haciendo voluntariado, en España y en el extranjero. Desde con niños en Perú, hasta con discapacitados psíquicos en Líbano. Eso fue más difícil, porque además tienes la barrera del idioma. Fue un reto. Me gusta mucho porque te llevas más de lo que das.

B: Coty Monteverde, también es una bella aristócrata. ¿Qué tal te sienta ello?

CM: Pues me acuerdo dos veces al año, si te digo la verdad. (Carcajadas al unísono)… Cuando alguien me lo recuerda, cuando me dicen: – ¡ha salido una noticia en no sé dónde y te he visto! –.

B: ¿Cuál es tu título nobiliario?

CM: Condesa de Santamaría de Loreto. Es como muy romántico, es una cosa familiar muy bonita que te recuerda que has tenido antepasados que han hecho pues…, obras importantes. Pero luego, en el día a día pues no lo recuerdo, ¿sabes?.

B: ¿Qué sueños te quedan por cumplir?

CM: ¡Sí!, hay muchas cosas que quiero hacer, como por ejemplo aprender a tocar un instrumento musical. Me gustaría la guitarra o el piano, o los dos. Pero yo creo que cuando me retire porque me gustaría dedicarle mucho tiempo. Quiero aprender a montar en moto, parece una tontería pero me da mucho respeto, si lo hago sería con rodilleras, coderas, casco… Con todo el equipo. Y también me gustaría ser mamá, pero mientras tanto me conformo como estoy.

B: ¿Existe algo en tu vida por lo que dejarías tu carrera laboral?

CM: Pues causa de fuerza mayor, la enfermedad de alguien de la familia por ejemplo. Pero no creo que haya que dejar la carrera por otras cosas. Si quieres viajar, pues te coges una excedencia y te das la vuelta al mundo. Si me tocara la lotería, no diría ni pío y aparecería en el trabajo como si no pasara nada, porque si no trabajo me vuelvo loca, o sea, tendría que ser algo de fuerza mayor para yo dejar el trabajo.

B: ¿Qué significado tiene para ti la empatía?

CM: ¡Uy!, ¡es lo más importante!. Prefiero la empatía a la inteligencia. Es un tipo de inteligencia, la emocional.

B: ¿El amor o el trabajo?

CM: ¡El amor!, el amor en general, o sea, amor a los amigos, a la familia, pareja, si es que existe. (Sonríe).

B: ¿Tu lugar perfecto para vivir?

CM: ¡Madrid ahora mismo!, pero como de vacaciones en la playa, o sea, ¡Madrid con playa!

B: (Sonrío) ¡Me ha encantado!. ¡Claro! Descríbeme a Coty Monteverde.

CM: (Suspira) Cabezota, perfeccionista, híper responsable, luchadora, idealista… Ni blanco ni negro. Muy amiga de sus amigos. Fiel. Leal. Bruta. Muy transparente.

(Sonreímos)

B: … más que bruta, obcecada ¿no?.

CM: … obcecada… y digo lo que pienso. Cero falsa.

B: Bueno, esto es muy importante también en tu trabajo.

CM: (Ríe) Bueno, a veces es un problema. Hay veces que te tienes que callar, pero yo siempre hablo claro.

POR BARBIE CORCHADO Perfectamente Imperfecta