BÁRBARA:    En pleno Paseo de la Castellana, me encuentro con una compañera de antaño, Miriam Díaz-Aroca, actriz, periodista, conferenciante y presidenta de la fundación Elígete por la igualdad sin maltratos. Querida Miriam, es un gran placer poder entrevistar a una mujer tan polifacética. Antes de nada, quisiera que me hablaras del éxito tan rotundo que estás logrando como co-protagonista de la película Me llamo Gennet de Miguel Ángel Tobías, basada en una historia real.

MIRIAM DÍAZ-AROCA:  Pues sí. Gennet es un nombre africano que significa paraíso. Imagínate una nena, sordo-ciega, que le ponen un nombre de significado Paraíso cuando realmente en esas condiciones hace 30 años no era un paraíso, era todo lo contrario. Como yo digo, Gennet con 3 años en un orfanato de Etiopía era una niña con muchas más papeletas de morirse que de vivir, pero gracias a esta mamá adoptiva, Carmen Corcuera, que es el personaje que yo interpreto, Gennet tiene una vida, una vida milagrosa. El éxito realmente es la vivencia. En sí, la vivencia de haber podido participar de una película, ficcionando la realidad de una mujer que teniendo todos los condicionamientos para no poder vivir o sobrevivir, consigue metas que ni los humanos en perfectos condiciones, son capaces de conseguir porque nos auto limitamos muchísimo. El ejemplo es cuántico. La vivencia de estar 10 días en Etiopía, rodando en una de las partes más pobres, la parte más alta de Etiopía donde no llegaban ni los mosquitos; fue un encuentro con una parte de la humanidad que los humanos en evolución entre comillas, hemos perdido absolutamente, que es la conexión del uno con el otro. Nosotros vivíamos con el sol. Nos levantábamos a las 6 de la mañana y rodábamos de forma natural. Con actores y actrices naturales. Con un equipo muy reducido. Y desde el corazón, íbamos rodando lo que Gennet nos había contado lo que era su infancia. Utilizábamos a las niñas de allí y a través de un traductor que era nuestro conductor, que luego fue el padre de Gennet en la película, les íbamos diciendo lo que tenían que hacer las niñas. Esta convivencia transformó mi interior rotundamente. Ya iba yo muy transformada pero Etiopía me coronó esas ganas de sentir…

B:        … como un antes y un después!!!…

M:       ¡Sí!. ¡Absolutamente!. Esas ganas de decir, – ¡qué pena que el ser humano haya perdido esa humanidad de mirar al otro, de ayudar al otro y de darse cuenta, de que la comunicación, la palabra, el abrazo, la mirada es tan importante y el sentir que solamente disponemos del momento actual, del ahora -. Allí solamente viven el ahora, no saben qué va a pasar al día siguiente. ¡Son tan realistas!. Mañana no es más que una ilusión, es una proyección. Y vivir sin teléfono, sin TV, sin ordenador durante 10 días, solamente con la luz del sol y sin tener agua potable para ducharnos…, fue un encuentro con lo más profundo y lo más puro del ser humano.

B:        La película está en cartelera hasta no se sabe, ¿verdad?

M:       Es que la película no va a morir nunca, porque forma parte de un material muy valioso para todos los formadores de discapacidad, por eso va a ser una película de largo recorrido y larga vida, no sólo en cines y en salas, sobre todo en universidades.

B:        Resulta increíble que, además Gennet, también participa como actriz protagonista de sí misma.

M:       Cuando se lo propusimos, ella dijo que sí, que no tenía inconveniente. El director, Miguel Ángel Tobías, sintió un poco de pudor a la hora de representar la muerte de Carmen Corcuera, la madre de Gennet, que es a la que interpreto yo, ya que Gennet, en el momento real de la muerte de su madre, entró en una crisis tremenda, se puso como loca, y pensamos que ella podría conectar con aquel sentimiento y pasarlo mal, pero no. Gennet tenía muy claro que estaba jugando, que estaba bien, que haría lo que se le pedía.

B:        Hay que puntualizar que Gennet no solo no ve y no oye, sino que además, no tiene sabor, ni olfato y vive sola…

M:       … y vive sola y tiene un perro y cocina y se ducha y se plancha…

B:        … es normal que sea motivo de estudio…

M:       … un motivo de estudio. Un referente ejemplar para todos los seres humanos que estamos completos desde que nacemos y tenemos una vida óptima. Es un ejemplo de una vez por todas de escucharnos las cantidades de veces que nos quejamos al día por tanto que tenemos. Para mí, fue un revulsivo gigantesco en ese sentido, de saborear la vida cada instante, de que no tenemos ningún tipo de límites para conseguir lo que queremos, que con la propia voluntad, el esfuerzo y el arropo de los demás, como le pasó a Gennet con su mamá porque Gennet hizo su propio trabajo interno pero también estaba su madre guiándola y guiándola, somos capaces de conseguir cualquier cosa. Si con dificultades y ausencia de sentidos puede conseguir eso, ¿qué no podemos hacer nosotros?. Entonces, es un ejemplo maravilloso y de humildad gigantesco… Que los seres humanos dejen de mirarse el ombligo, que está bien cuidarse uno mismo pero echar la mirada al otro…, – ¿cómo te puedo ayudar?, ¿en qué puedo ser útil para ti? –. Me parece maravilloso y grande.

B:        Comenzaste haciendo radio y empezaste en TV en el programa Aplauso, pasando por el programa Cajón desastre, presentando el Un, dos, tres junto a Jordi Estadella, etc. En cine has trabajado con Pedro Almodóvar, en Tacones lejanos, con Fernando Trueba en Belle Époque… Y en TV, has participado en series como La casa de los líos, Ala… Dina, Mis adorables vecinos, A ver si llego… Has participado en concursos de TV y también haces teatro y has recibo varios premios, hasta de Hollywood. De todo ello, ¿con qué te sientes más a gusto?

M:       Con el privilegio que tengo de poder disfrutar y vivir, haciendo lo que más me gusta en cualquiera de sus ámbitos, en cine, teatro, TV, hablando en un escenario. Soy una absoluta privilegiada por haber podido estar con los más grandes, con los mejores, a nivel televisivo y de cine y poder realmente vibrar con aquello que yo he venido a hacer.

B:        Claro. Si trabajas en aquello que te gusta, no trabajarás nunca.

M:       Bueno, la palabra trabajo no me gusta, quiero decir que tengo una entrega absoluta a lo que me apasiona en esta vida y lo que me hace vibrar, que es el juego; soy una niña que juega, soy una mujer que se lleva muy bien con mi niña y no concibo la vida sino es desde el punto de vista lúdico. Eso es perfectamente compatible con ser responsable con toda tu vida, pero sin olvidar que soy una niña que necesito jugar para brillar. En el juego está la simplicidad de las cosas, en no complicarlas, en valorarlas. Practico el maravillar las cosas cada día, con cualquier palabra, mirada, olor, sensación… Solamente al despertarme y saber que estoy completa y que no me duele nada y que tengo todo el día por delante para hacer lo que quiera, me parece que es una maravilla.

B:        Referente a tu fundación Elígete, ¿puedes contarme en qué consiste?

M:       Es un movimiento que inicié hace 3 años con un proyecto escénico en el que necesitaba transmitir un mensaje de fortaleza interior, de confianza, de saber no estar sola y que solo necesitas tomar la decisión de que te mereces una realidad mejor y que puedes construirla. Todo esto, arropando a la mujer con unos monólogos bellos, con testimoniales de mujeres que ya han salido de su propio desierto. Siempre con un mensaje constructivo y muy motivador. En ningún momento, Elígete, en ninguno de los eventos y las acciones que tenemos, lleva un mensaje cargado de drama, de juicio, de crítica y de condena. ¡Jamás!. Es…, – ¡mira!, ¡hay una realidad que sabes que existe y depende de ti elegirla!. Solo tienes que tomar la decisión de salir de ahí y tienes estas herramientas y tienes estos apoyos alrededor. Quiérete, ámate, respétate. -.

B:        ¿Sólo está dirigida a la mujer o también al hombre?

M:       En un principio salimos para tema de la violencia de género y también violencia doméstica. Esto nos causó algunos inconvenientes. Es curioso el ser humano; las instituciones quieren apoyar que la violencia disminuya y concienciar a las personas para que no se dejen agredir ni psíquica ni físicamente, pero cuando hay hombres agredidos, eso no lo contemplan. Entonces, para mí fue un poco chocante porque va en contra de mi mensaje. Mi mensaje es genérico, para el ser humano, hombre o mujer. En Elígete trabajamos para una vida sin maltrato en el ámbito de la mujer sobre todo, en el ámbito del hombre, del niño, del anciano y del discapacitado, pues allí donde exista el maltrato, nosotros vamos a ir con nuestro mensaje transformado.

B:        Me parece de sentido común todo lo que vaya en contra del maltrato hacia cualquier ser humano y que la gente debiera aceptarlo. Imagino que habrás tenido también detractores y apoyos en la fundación.

M:       ¡Sí!. Una cosa es la realidad y otra cosa es el escaparate. Nosotros navegamos en un barco donde se defiende solamente la verdad sin ningún tipo de escaparate. Si llegamos a 1, ¡bien!, si llegamos a 2, ¡bien!, si llegamos a 100, ¡bien!. No nos vamos a detener porque nuestro mensaje sea interceptado por algunos tramos del camino, no me importa porque soy consecuente conmigo y sobre todo coherente con lo que quiero.

B:        ¿Cuál fue el detonante, el motivo, que te llevó a crear esta fundación de Elígete?

M:       El proyecto Elígete nació cuando mi profesión decide no contar contigo. Y en ese momento, que tú no sabes porqué y es cuando estás más preparada que nunca y tienes una madurez profesional para defender proyectos maravillosos, es cuando reacciono y decido que tengo luz para poder construir mi propio proyecto y entiendo que voy a construir mis propias herramientas, que son la comunicación en un escenario y que me parece lo más auténtico, lo más directo. Empiezo a construir Elígete, empiezo a canalizar colores, empiezo a recibir información, el título. Como buena periodista siempre pongo títulos a mis proyectos y luego los desarrollo. Empecé a contar con mujeres que habían estado en un proceso así y no les importaba dar la cara y empecé a contar con ayudas y creé un proyecto escénico, Elígete, con un monólogo que me cedió Juan Carlos Rubio y que sigo llevándolo con mucho orgullo. Un monólogo maravilloso, de cómo se empieza una relación de maltrato sin darte cuenta y que parece que no puedes salir. A partir de ahí se construye un fórum con el público y vamos dando paso a psicólogos, abogados, a testimoniales reales y cerramos con un tema musical que yo he compuesto.

B:        Últimamente en las entrevistas que realizo, aparece el tema de la violencia de género. Entrevistando a Marcos García-Montes, a Javier Urra, por ejemplo, especifican que España es el único país en el que existe la violencia de género, en cualquier otro país del mundo existe la violencia doméstica.

M:       La violencia doméstica aquí se refiere al maltrato de la mujer al hombre…

B:        … la violencia doméstica refiere a cualquier tipo de maltrato. Como además, bien dices…

M:       …sería. De todas formas, en un sistema donde está exento de valores y exento de interés por el ser humano, todo lo que genere un conflicto grande es negocio, por encima de la necesidad real de que eso se acabe, pero no en España, sino en cualquier país del mundo. De hecho, por romper una lanza a favor de todos nuestros logros, somos un país de referencia internacional con el protocolo de violencia de género. Como en todo, está la parte verdadera, que es la que menos ruido hace y la parte exagerada que es la carnaza mediática.

B:        Digamos, la parte comercial.

M:       Como en todo. O sea, todo lo que crea un gran ruido y un gran conflicto, todo se va a utilizar. Pero luego estamos como digo yo, la tribu, que somos fieles a nuestros valores y que somos fieles al ser humano y que lo que realmente queremos es transformar una realidad mucho más íntegra.

B:        ¿Tienes muchos apoyos con la fundación?

M:       ¡Sí!. Cada vez más. Tenemos a mucha gente que se une al barco, como tú.

B:        (Me sonrío) Gracias. Imagino que habrás tenido también algún problema…

M:       … no hemos tenido problemas, hemos tenido toques de atención, pero nunca problemas. En mi vida no hay problemas, hay retos. Así se lo hago saber a mi gente.

B:        ¿Por qué el nombre de Elígete?

M:       ¡Lo soñé!. Pero no cuando me meto en la cama…

B:        … ¡lo soñaste despierta!

M:       ¡Sí!. Tengo mucha facilidad para titular mis proyectos, mis programas, mis escritos… Y Elígete es como muy contundente, es como que: – ¡o tú o tú!. Si tú no te eliges no va a venir nadie a elegirte. Entonces, elígete pero en todos los aspectos de la vida, ya no solamente a nivel de la violencia. O me elijo yo o no va a venir nadie a hacerlo por mí –.

B:        Me gusta rascar un poco en lo intrínseco y en lo humano de quienes entrevisto. Miriam, tú eres de las personas más sensibles y sensitivas a las que estoy entrevistando. Una mujer tan versátil y tan creativa como tú, ¡¿tendrá otras artes creativas guardadas en la manga, verdad?! ¿Por cuál tienes más tendencia o cual es la más oculta?

M:       Soy una persona muy transparente. En este momento soy una “cincuenter” renacida, libre y con un sentido de la vida muy simple pero muy directo, donde mi foco está en la alegría, en la bondad, en la belleza, en el compromiso, en la fraternidad, en la hermandad, en la verdad…, y no enfoco en aquello que no me interese. Yo soy creatividad y todo lo que sea creatividad y que me nutra y pueda nutrir a los demás, ahí que me apunto.

B:        ¿Tienes más proyectos a la vista en este momento?

METRO:       Además de mi fundación y mi trabajo de actriz, que estoy en una serie que se va a emitir ahora en septiembre-octubre, que se llama Toy boy, que es una serie para Antena 3 y Netflix, es un thriller en donde soy comisaria jefe anti corrupción. Y luego soy conferenciante y speaker y eso es una etapa de mi vida muy bonita, es como un desnudo integral de mi mundo emocional mostrado públicamente, enseñando más allá de la marca personal que es Miriam Díaz-Aroca, que ocurre en la vida de una mujer, que además de actriz, ha pasado también por unas circunstancias que tienen que ver con las circunstancias de todo el mundo. Lo que pasa, es que muchas veces, el espectador cuando te lo escucha de una persona en la que piensa que no pasa nada, produce como un efecto muy chulo. Cuando me desnudo delante de ellos y les cuento mi proceso vital, con mis luces y mis sombras, la gente se sorprende mucho de que yo me atreva a contarlo, porque se supone que eso no se cuenta…

B:        … al ser una imagen pública ¿no?…

M:       …¡Sí!. Y estoy en un momento donde creo que realmente la única forma de llegar a la gente es desnudarte emocionalmente. Entonces en esta travesía, en esta nueva etapa de mi vida de speaker, de conferenciante, estoy creciendo muchísimo. Estoy aprendiendo muchísimo de mis compañeros-as y sobre todo de la reacción del público. Me estoy dando cuenta de que no todo el mundo quiere cambiar.

B:        ¿Qué mensaje darías como actriz, como madre, como mujer, tanto a hombres como a mujeres?

M:       Como dijo Florinda Chico, mi querida compañera de reparto en La casa de los líos: – la vida son dos días y uno de ellos está nublado –, entonces celebra la vida. Enfócate en lo importante. Sólo importa lo importante, el resto son complicaciones que no nos llevan a ningún, sitio, que nos hacen perder el tiempo. El tiempo es lo único que no se recupera. Celebra el tiempo, celebra la vida a cada instante y simplifica.

B:        Yo siempre replico – ¡el tiempo perdido ya está perdido! – a quien escucho decir, – quiero recuperar el tiempo perdido –… Es un absurdo.

M:       ¡No!. Puedes amortizar ese tiempo y hacerlo brillante y que tú has decidido no recuperar porque es irrecuperable, pero sí, en función de tu enseñanza, ahora que tienes la oportunidad, abrillanta tu tiempo. Multiplícalo.

B:        ¿Qué significado tiene para ti el amor?. ¿Crees en el amor verdadero?

M:       No es que no crea, es que somos amor. Somos producto de una energía infinita e incombustible e inmortal que se llama amor. Lo que pasa es que nosotros lo hemos banalizado un mucho, pensamos que el amor es solamente el amor que hay entre un hombre y una mujer, o entre un hijo y una madre, que es maravilloso. El amor es la razón por la que estamos todos aquí, energía infinita, sublime y poderosa, de hecho, todo lo que se acerque a las leyes del amor en su mayor acepción, es lo que te da armonía y equilibrio y felicidad y todo lo que se aleje te hace desdichado.

B:        ¿Qué sería para ti una relación decente entre dos personas?

M:       Tiene que estar basada en la confianza, en el respeto de las libertades de cada uno y en los valores y algo que para mí es fundamental y en lo que me implico cada día, es en no querer cambiar al otro. Entonces, puedo tener una relación maravillosa contigo, no estar de acuerdo en ciertas cosas pero no pretender que lo mío es mejor que lo tuyo. Tú tienes tu proceso, tú tienes tu camino y tú tienes tu momentum y el otro lo mismo. Es cuidar en lo que conectamos y crecer juntos sin más pretensiones de que tú respires como yo.

B:        Eres una persona muy pensante.

M:       Soy más sintiente.

B:        Pero hay gentes que ni piensan, ni sienten, no tienen un momento para parar y eso es muy peligroso porque les sienten y/o les piensan…

M:       … ¡yo sí!. Me dedico mucho tiempo a mí, mucho tiempo a respirarme, a verme, a sentirme y sobre todo, a no pillarme en patrones antiguos de tirar balones fuera cuando la responsable soy yo.

B:        ¿Cuál es tu mayor sueño?

M:       Yo me sueño todos los días.

B:        ¿Y tu peor pesadilla?

M:       No tengo peores pesadillas, tengo grandes lecciones que aprender.

B:        ¿Qué es para ti la felicidad?

M:       Una colección de momentos maravillosos y mágicos.

B:        ¿Cuál es tu color favorito y por qué?

M:       ¡El azul!

B:        ¡Igual que el mío!

M:       Solamente con pronunciar la palabra azul me provoca una sensación de infinitud, de amor, de que estoy protegida. Mantreo con la palabra azul y ya me siento completamente relajada. Es un color que me da fuerza y que me abraza.

B:        ¿Dónde te irías y con quién?

M:       Me elegiría a mí, me iría conmigo misma siempre a cualquier parte del mundo donde sus gentes y su geografía y su gastronomía, me hicieran vibrar y donde pudiera ser útil en un momento dado. Pero soy mi mejor compañía.

B:        ¿Qué es para ti la ira?

M:       Una pérdida de tiempo.

B: Defíneme a Miriam Díaz-Aroca.

M:       Pues soy una…, porque quieres definirte de la mejor manera que quiero ser. Soy una mujer-niña, que nunca va a dejar de jugar.

POR BARBIE CORCHADO  Perfectamente Imperfecta