ENTREVISTA A MARCOS GARCÍA-MONTES

EL ABOGADO DE LOS FAMOSOS”

En pleno centro castizo de Madrid, en su señorial despacho, nos encontramos con el archiconocido abogado Don Marcos García-Montes. De fondo, acompasando la entrevista, escuchamos de manera muy exquisita ópera, con la cual Don Marcos gusta tenuemente deleitarse y deleitar a quien es por él atendido. Conocido como el abogado de los famosos, licenciado en derecho por la universidad complutense de Madrid, doctor en criminología, práctica Jurídica, derecho constitucional y matrimonial, posee más de 50 títulos y diplomas especializados. Profesor de ICADE, autor de tratados sobre el jurado, criminología y derecho penal. Abogado especialista ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Consejo de Europa (Estrasburgo- Francia) y Comité de Ministros de la ONU y un largo etcétera.

B.: Buenas tardes Don Marcos, esta será una entrevista bastante personal. Y si me permite, por la confianza mutua que nos procesamos, nos tutearemos.

M.: Me parece perfecto.

B.: Don Marcos García-Montes. Es todo un honor y un privilegio poder entrevistar a alguien que sabe tanto. No es fácil conseguir robarte algo de tiempo para profundizar en tu persona. Sin menospreciar a tus colegas de profesión, ¿podrías describirme por qué brillas con estrella propia en tu campo laboral?

M.: Pues humildemente porque un magistrado del Tribunal Supremo hace 20 años dijo -“este abogado va 20 años por delante de los abogados españoles”-, y otro magistrado de la Audiencia Nacional, dijo – “eres un abogado romántico y te implicas en los asuntos, con lo cual no es bueno”-. Yo contradigo diciendo que – me parece que es un honor implicarte en un asunto sin asumir como propio el dolor ajeno –.

B.: Entre los infinitos casos que lleva tu bufete, se encuentran algunos tan históricos y relevantes como el caso  Rumasa y de la familia Ruiz-Mateos, caso Juan Guerra, caso Filesa, caso Ibercorp, caso Roldán, caso Paesa, caso  Fondos Reservados, caso Urquijo, caso Wanninkhof y tan populares como la defensa de artistas y periodistas: Carmen Sevilla, Ana Obregón, Rocío Jurado, Bertín Osborne y una infinidad de ellos. Sin pensarlo dos veces, ¿qué caso te ha impactado y resultado más complejo de lidiar?

M.: Desde el punto de vista emocional o sentimental, el caso Urquijo, por Rafael Escobedo, Rafi, que le suicidaron en la prisión de el Dueso de Santoña…

B.: …Perdón, ¿¡le suicidaron!?

M.:¡Le suicidaron!. Está demostrado que aparecieron 14 miligramos de cianuro residuales por kilo de pulmón además de en otras vísceras, riñón, etc. Y eran residuales, eran puros. Habitualmente los que intentan suicidarse lo primero que hacen es intentar quitarse la soga, en este caso era la sábana, y esto es ridículo en el caso de Rafi porque tenía los pies apoyados en el colchón.

En cuanto a otro tema sentimental, el caso de José María Ruiz Mateos que salió absuelto por la Audiencia Nacional. También ganamos en Estrasburgo ante el Tribunal de los Derechos Humanos. Y desgraciadamente, desde que salió de la prisión, perdió más de 40 kilos. Estaba en unas condiciones deplorables y yo ahí, no puedo decir más. Es un tema de la familia.

Pero el caso más importante que ha llegado a mi despacho es el de Guantánamo. Conseguimos sacar de la prisión de Guantánamo al talibán español. Fue el primero que salió. Digo prisión aunque realmente aquello era un campo de concentración sin ningún tipo de garantías. Conseguimos ponerle en libertad. Se absolvió a Ahmed Mohamed. Esta sentencia la han utilizado los abogados de otros presos que salieron posteriormente de Guantánamo.

Y entre los casos más entrañables, quiero recordar a José Joaquín Martínez, que estuvo en el corredor de la muerte de EEUU. Después de sacarle absuelto, en este caso como dice el Tribunal del Jurado, no como culpable por la corte de Florida, del estado de California, pues su padre falleció desgraciadamente en un accidente de tráfico y ahora resulta que es la persona que nos ayuda en el despacho como ingeniero informático. Ahora ya es un amigo y ya pasó a ser, casi mi hermano pequeño. Le tengo un cariño súper especial, y cuando vamos a dar conferencias sobre la abolición de la pena de muerte, a él se le saltan las lágrimas. Te hablo en el extranjero de grandes congresos sobre la pena de muerte, Universidades, etc., etc., y la gente, auténticamente llora cuando escuchan esos 4 años que permaneció en el corredor de la muerte viendo lo que pasaba allí. A mí se me ponen los pelos de punta. ¡Es denigrante y es terrible lo que pasó allí!

B.: Como criminólogo, ¿qué caso, hasta ahora, definirías como el más terrorífico y aberrante para ser asimilado por una mente humana?

M.: Bueno, de los casos más complicados en el sentido de la psicopatología que es la criminología con las personas que están enfermas, pues el caso de Bruno, el denominado, el descuartizador de Majadahonda, Bruno Hernández Vega…

B.: ¿A qué año nos remontamos?

M.:Nos remontamos a hace 5 años. Un caso de una persona con un desequilibrio mental gravísimo, con la más grave enfermedad mental que es la esquizofrenia paranoide y, que por motivos que desconocemos, los distintos tribunales no admitieron. La esquizofrenia paranoide catatónica es una enfermedad que es irreversible y el que la sufre es, entre comillas, un loco de libro. Es una persona que está obsesionada con la erre, a mí me decíamister.

B.: ¿¡Con la erre!?, ¿E, erre?

M.:¡Sí!. E, erre, todo tenía que ser con la erre. En su locura, él estaba en el “Ministerio del Interior”… Mi compañera le decía,– esto no –, se refería al “minist,er,io de la prisión”, … Hablaba con Kissinger… Todo lo que llevara erre…, era una persona vinculada a ello.

B.: Estamos hablando entonces también de un Toc, (trastorno obsesivo compulsivo). Comorbilidad…

M.: Efectivamente.

Y como acusación particular, en nombre de la familia, he actuado contra crímenes deleznables, miserables como el caso de Naiara, la niña argentina. Un caso en el que la declaración del acusado, manifestó que durante 48 horas sometió a torturas a esta niña de 8 años. La hizo andar sobre piedras porque había hecho mal los deberes. Las fotos de la autopsia me dejaron 2 días sin dormir, después de 48 años de ejercicio… La torturó con una raqueta eléctrica anti insectos y la mató.

Y ha habido más casos, en los que he actuado como acusación particular, como el del padre contra la madre que mató en unión de su nuevo novio, a Aaron. El llamado crimen de Elche. Aaron les molestaba, porque supuestamente estaban todo el día jugando a la playstation. Los vecinos decían que escuchaban lamentos y quejidos pensando que era que lloraba mucho y le mataron. Sorprendentemente en la autopsia figura que no era como nosotros pensábamos que era, a golpes, sino que había sido estrangulado. Y son casos que de verdad, me es igual ir de acusador que de defensor, porque en este caso voy de acusación particular. Voy para meterles en la cárcel con la prisión permanente revisable.

B.: A colación de la revisión permanente revisable. En una ocasión te pregunté sobre la cadena perpetua, me dijiste que en España sí existía…

M.:La cadena perpetua, que en su día se llamaba cárcel a perpetuidad existió en el código penal español. En España lo que pasa, es que hemos hecho lo que ha dicho el Tribunal de los Derechos Humanos de Estrasburgo y el Consejo de Europa con diferentes directivas, y es que la prisión permanente es constitucional y no viola ningún derecho fundamental siempre que sea revisable. Ha habido casos en los que se ha acudido al Tribunal de los Derechos Humanos y al Consejo de Europa y han dicho que es perfectamente viable la prisión permanente revisable. Y por cierto, fue el PP el que elaboró y promulgó esta ley. Y los que en su día eran, entre comillas, ilustrados progresistas jurídicos, cierra comillas, ahora resulta que están en contra de ella, con lo cual, no entendemos lo que pasa en este país. Al final, algunos de estos, terminarán alabando a la Inquisición.

B.:Esta pregunta se parece a otra que le realicé a Javier Urra. Amigo tuyo. Sabes que hay seres, personas, que son genéticamente mutantes, se conoce por tanto, que jamás podrán reinsertarse en la sociedad. En estos casos ¿debe existir una cadena perpetua?. ¿Cuándo se está reclamando una prisión permanente revisable, se está pidiendo de manera ignorante?

M.: Sí. Cuando se pide la prisión permanente revisable quiere decir que, esta revisión, está en orden y paralelo con algo importante que no es la represión del delito, sino la prevención. Quiere decir que esa persona tiene todo el derecho del mundo a reinsertarse pero, a pesar de su voluntarismo en reinsertarse, esta persona desde el punto de vista psicopatológico y genético no se va a reinsertar pues tiene unas adicciones, unos estímulos y no tiene signosinhibitorios. El violador, seguirá violando. Yo, en este caso, he estado siempre a favor de la castración química, sé que a lo mejor supone que es una barbaridad, desde el punto de vista humano, pero prefiero eso a que siga violando. Y en este caso, creo que una persona no puede salir de prisión si no está reinsertada y sí debe salir de prisión cuando esté reinsertada ¡y demuestre con el tiempo que continúa reinsertada!

B.: Claro. Efectivamente estamos hablando de casos que genéticamente no tienen remedio…

M.: … Casos que genéticamente no tienen vuelta atrás. No tiene reversión.

B.: Y entonces, mientras que la gente desconozca esto, ¡seguirá pidiendo la prisión permanente revisable y no la cadena perpetua!

M.: Claro. El problema de esto es que habría que hacer un equipo por parte del Ministerio de Justicia, de médicos, de psicólogos y psiquiatras, en el que elaboraran un protocolo de personas no aptas para vivir en sociedad. Y en este caso, pues la prisión permanente sería revisable pero en el sentido negativo, o sea, se la voy a revisar, pero no le concedo la libertad. Esto es puro sentido común.

B.: ¿Te atreverías a contarme qué caso te ha mantenido en vilo?

M.: El caso que más me ha mantenido en vilo, porque en definitiva no logramos resolverlo porque hubo jueces que se excusaban por amistad con Fraga, es el caso Urquijo. El caso Urquijo, que tendría que haberse visto después del año 1995 con la ley del Jurado, lo hubieran declarado no culpable, 9 votos contra 0 por unanimidad. Este es el caso más entrañable que hemos llevado en mi despacho junto con el Wanninkhof. En el caso Wanninkhof sí conseguimos condenar a Tony King. Pero el Jurado dijo que no había habido violación y que había una persona femenina vinculada a la familia mezclada en el crimen…

En el caso Urquijo lo que más me ha sorprendido es que el abogado de Myriam de la Sierra y Urquijo, después de haber sido ella la acusadora porque su hermano Juan se retiró de la acusación particular, no quiso seguir adelante porque no le olía bien aquello. Ahora resulta que ha editado un libro, supongo que con negro o sin negro, no lo sé, en el que dice que no está nada segura de que Rafael matara a su padre. Con lo cual…

B.: … Además, no hace mucho de su libro ¿verdad?…

M.: ¡Sí!, ¡sí!. Hace dos años. Con lo cual me ha dado vía libre abierta para acudir al Tribunal Supremo. En todo caso, los médicos forenses dijeron que Rafael Escobedo no tenía capacidad para matar y menos para rematar y que además, el autor del crimen o autores, eran una persona fría, calculadora y profesional. La antítesis y las antípodas de Rafael Escobedo.

B.: 016 para protección a la mujer. Perfecto. ¿Y al hombre dónde se le deja?, ¿por qué no hay un número exclusivamente para la protección del hombre en España?

M.: Bueno, yo creo que políticamente es incorrecto pero socialmente sí que es correcto. Creo que tenemos que revisar muchas veces por qué los medios de comunicación no publican la nacionalidad o raza de las personas que están cometiendo estos delitos, porque hay veces que en el extranjero me preguntan jueces, fiscales…, : – Oiga, ¿en España por qué tienen tantos malos tratos? –, y yo les contesto: – porque los denuncian y los jueces condenan. Hay muchas veces que los jueces del extranjero, no hacen nada. Y en segundo lugar, porque no somos nosotros, son gentes que vienen a España, matan, y al final parece que somos los españoles –. Es decir, este año hemos visto los últimos días, una persona ecuatoriana, otra persona árabe… Y yo creo que esto no es ni bueno ni malo. ¡Pero que se diga!. ¡Luz y taquígrafos!. Me parece que yo he llamado terroristas domésticos a los que matan a las mujeres. Y a alguna asociación de hombres separados les he dicho que no pueden defender que el hombre pueda maltratar a la mujer psicológica o físicamente. ¡Pero!, ¡también digo!, que el abogado que aconseja a una cliente que se dé un cabezazo contra la pared y diga que ha sido su marido, es tan delincuente y tan terrorista como el abogado, en este caso, que aconseja a un hombre, que mate a la mujer. El terrorismo es para todos y aquí no hay discriminación ni positiva ni negativa. Pero ello no quita para que digamos que nos avergüenza este tipo de maltratos a la mujer en España permanente y también a muchos hombres de forma psicológica como evidentemente física.

B.: ¿Es cierto que has conseguido casos de penas de prisión, años después de que hayan asesinado a un cónyuge, convencida la persona que se saldría con la suya?

M.: Lo hemos conseguido en el caso de un hombre y una mujer después de años y de estar el procedimiento casi en el límite de los 15 años de la prescripción. Aquí vino un señor 25 días antes de que prescribiera el caso. Reabrimos el procedimiento y al final conseguimos condenar a un hombre por asesinar a su mujer, lo que se llama el conyugicidio, y también a una mujer por matar a su marido y hacerlo desaparecer.

B.: ¡¿Y eso fue años después?!

M.: ¡Sí!, En un caso fueron 10 años después y en otro caso 15 años, menos 20 días. En el límite de la prescripción.

B: Cambiando de registro. Hurgando en tus campos más íntimos, para intentar, como al principio advertía que tu entrevista sería muy personal, quiero que nos desveles tus grandes pasiones artísticas y moteras. Tocas la guitarra, tocas en conciertos, adoras tu moto chopper Harley… También compones. ¿Cuál es tu verdadera pasión?

M.: Bueno, yo creo que en esta vida, todos los humanos tenemos una ambivalencia, una bipolaridad estética. Y en este caso, cuando yo oí que el gran Woody Allen no fue a recoger el Oscar porque estaba tocando en el Bill´s de Manhattan con el clarinete y con más artistas o que el presidente Bill Clinton toca el saxo, etc., pues pensé que todos tenemos una doble personalidad. Yo en este caso, además de abogado he sido músico desde los 11 años que comencé a tocar flamenco. Por cierto, conocía y toqué en alguna ocasión con Paco de Lucía cuando era un desconocido. Vino aquí a hacer la mili en Infantería de Marina. Le conocí con 19 años. Era Paco de Algeciras y le dije a mi profesor: – ¡cómo toca este niño! –. Luego me cambié al rock cuando vinieron aquellos melenudos maravillosos de Liverpool, y finalmente estuve tocando con el grupo Trébol de Carmen Carmen Carmen, que fue el grupo que rehicimos de los anteriores. Y actualmente estoy con Los Íberos, el grupo de Señora Azul de Summer time girl, “Sólo pienso en ti”, y estamos dando conciertos con Los Brincos, Los Pequeniques, etc.

B: Si alguien, sorprendido ¿quisiera verte y escucharte tocar?, ¿dónde pueden deleitarse contigo?

M.: Damos conciertos en grandes teatros. La gente alucina cuando me ve, pero en fin, eso es lo que hay ¿no? (Se sonríe). Y luego está el tema de la moto. Me decía algún magistrado cuando no me conocían: – es el abogado de la moto -.Siempre he tenido moto para trabajar. Desgraciadamente tuve un accidente hace 15 años y he tenido que dejar la moto, pero es una de las pasiones mías.

B.: Pero ¿sigues montando en ella?. Con precaución, pero ¿sigues?

M.:¡Sí!, ¡sí!, ¡sí!. Y mi única envidia es comprarme una Honda Valkyrie, que es una joya.

B.: ¿La Goldwing?

M.: ¡Sí!, la Goldwing Valkyrie. He tenido 4 Goldwing y he tenido también Harleys, pero …

B. ¿Conocías entonces la famosa Goldwing de Juan Imedio que tanto paseaba por Madrid?. ¿La de color crema?

M.: ¡Por supuesto!. ¡Sí!… Antes de que él se la comprara, la tenía yo.

B.: (Sonriendo) ¿Te la copió?

M.:¡Sí! (Sonríe)

B.: Al respecto de ese profesor tuyo que decía que eres un abogado romántico porque te involucras en los casos que llevas. ¿Supuestamente un letrado debe ser menos empático?, ¿más frío?

M.: No sé. Lo que sí les digo siempre a mis abogados es que tienen que tener, entre comillas, 3 requisitos: uno, formación jurídica, dos, humanidad y tres, vocación. Sin esos 3 requisitos no merece la pena. Yo, tengo de noche en un vestidor, un bolígrafo y un bloc de notas. Y desgraciadamente, muchas noches y las anteriores a un juicio seguro, voy tomando notas del juicio porque estás con ello. No duermes. Estás como los toreros en Capilla. El abogado que no sienta la profesión y que vaya tranquilo a un juicio y no preocupado, es un mercenario y no merece la pena que esté aquí.

B.: Eres un abogado internacional también, tal y como se recoge en la presentación de esta entrevista. ¿Puedes explicarme cómo consigues compaginar tu inquietante, apasionante y extensísima labor?. No eres un letrado al uso, a veces, me pareciera estar frente a un extraterrestre. Un abogado casi galáctico. ¿No será que tienes varios clones y ahora mismo no sé con cuál de ellos me encuentro? (Sonrío)

M.: No. Yo creo que Dios, como decían: – quod Salamantica non dat natura non prestat –, es decir, por mucho que tú estudies, si no tienes como los médicos, una capacidad especial para saber elegir el camino de una defensa, vas mal. Es como si quieres ir a Burgos, tienes un gran Ferrari pero te vas por Cádiz. Llegarás tarde. Entonces, yo en cuanto veo un asunto, huelo. Y ya en el perfil y el perfume, sé por dónde meterle mano. Eso me lo ha dado Dios, se lo tengo que agradecer a Dios. Yo creo que la profesión de abogacía no es tanto el empeñar muchas horas sino en saber elegir el cómo hay que defender. Y luego, tener una formación de Derecho Natural es fundamental, de Derechos Humanos, de buena dialéctica, que no quiere decir que seas verborrea, saber elegir, saber dirigirte a un Tribunal, saber lo que es un Jurado. Es decir, creo que tienes que dar con el punto, con el hilo del ovillo para que tú puedas declararlo.

B.: Y ser vocacional…

M.:¡Eso está claro!. Y que te rechinen los dientes por la noche y que te duela una persona cuando ha sido condenada porque has hecho todo lo que tenías que hacer por ella.

B.: O sea, ¿si no tienes bruxismo no eres un buen abogado?

M.:¡Por supuesto!

B.: Es increíble los personajes más disparatados que te reclaman y desde los puntos más remotos desde los que te llaman. En tu despacho se puede uno encontrar a cualquiera. ¿Eres capaz de recepcionar a cualquiera o tienes marcados unos límites éticos que te impiden aceptar ciertos casos, personas o personajes?

M.: Yo creo que el abogado y el médico, tiene que tener el juramento hipocrático y el juramento consigo mismo, el de los Derechos Humanos. El abogado que no crea en ellos, mejor que no ejerza. En este caso, yo siempre digo que no hay abogados estrellas o abogados héroes o abogados villanos. En EEUU hay que recordar, que los mejores abogados defienden los casos más miserables y son los que tienen mucho más reconocimiento público. Nuestro querido ex decano y ex presidente de la abogacía española y de diferentes Consejos sudamericanos, don Antonio Pedrol Rius y digo don, porque era senador por designación real por nuestro querido y consagrado rey Juan Carlos I, defendió a una persona que le había atracado en su casa y lo hizo sin ningún problema. Pero en España, por desgracia todavía, los abogados que defienden o defendemos personas miserables, parece que somos los malos y al revés. Y cuando yo acuso en el caso Urquijo, soy bueno. Creo que no somos ni héroes ni villanos, sino abogados profesionales. Y a quienes dicen esto, siempre contesto con lo mismo: – defiendo periodistas, jueces, fiscales y abogados, luego defiendo a quien creo que tengo que defender y en quien creo –.

B: Con tanta sabiduría adquirida y doy por hecho que también traída de fábrica, ¿qué te atreverías a contar y que durante años lo hayas mantenido en la recámara pero consideras que hoy por hoy la gente debe saber?

M.: Lo que más tristeza me ha dado es que después de ser el azote de la corrupción en los años…, 87´, condenando en el caso Filesa, Fondos reservados, el Gal, la Expo, Cesid, etc., pues yo pensé que había limpiado a España de golfos y sinvergüenzas. El caso de Luis Roldán, el caso del Gobernador del Banco de España…, y al final me di cuenta que no. Es una espina que tengo clavada. La segunda espina es la verdad en el caso Urquijo, que además, en la mente de cualquier ciudadano de inteligencia media tiene muy claro lo que pasó. Y finalmente, la verdad sobre José María Ruiz Mateos, gran persona que le han denostado como consecuencia del tema de los pagarés, pero un luchador desde el principio, que se ganó la expropiación en Estrasburgo en el Tribunal de los Derechos Humanos y que al final se murió sin ver el éxito. Siempre me decía que de lo que se ganara del tema de la expropiación, los primeros que tenían que cobrar, eran las personas de los pagarés. Murió con esta gran pena. Por tristeza.

B.: ¿Es verdad que llevas en tu cartera el casquillo con el que dispararon a los marqueses de Urquijo?

M.:¡Sí!. ¡Sí! Me regaló, una persona muy vinculada al procedimiento y a Rafi, unos cartuchos. El cartucho es lo que la gente llama bala, que se compone de casquillo y bala. La bala es lo que se proyecta, el proyectil y el casquillo es el que se queda en la pistola. Sale por la ventana y cae al suelo, o bien, si está en un revólver se queda en el propio tambor. Tengo estos casquillos que llevan conmigo desde el año 83.

B.: ¿Cómo un amuleto?

M.:Lo llevo como un amuleto. Llevo dos. Me los entregó una persona muy vinculada al crimen. Para que la gente sepa que un 22 super X, no mata a nadie. Es un calibre de tiro profesional olímpico y las personas que mataron a los marqueses de Urquijo, evidentemente que iban a por él solamente, la marquesa fue un accidente, eran personas especialistas en el crimen y, como decía el médico forense García Andrade y Ramón Douran: – con ánimo frío, calculador y profesionalizado –, sicarios profesionales.

B: De los presidentes norteamericanos, ¿puedes contarme quién es verdaderamente magnánimo y quién no lo es a tu criterio?. Tienes muy buena afinidad con Barack Obama, ¿no es cierto?

M.: ¡Sí!. Lo que pasa es que ha habido cosas que, como la historia tampoco es políticamente muy correcta, quieren ocultar. El presidente Abraham Lincoln, era republicano, lo que no le gusta a la gente. Y estos republicanos estaban por la abolición. Y los demócratas de entonces estaban a favor de la esclavitud. Esto ha cambiado. Actualmente para mí, el más grande que ha habido es, John Fitzgerald Kennedy, que le tengo muy metido y su hermano Robert, Bobby, los tengo muy metidos en mi cuerpo, como el mayo del 68´. Fue una etapa crucial, Vietnam del 68´. Yo, cuando hago locuciones, siempre sigo metiendo locuciones de mayo del 68´: – prohibido prohibir. La imaginación al poder-etc., etc. Entonces, John Fitzgerald Kennedy fue el que supuso entrar en EEUU en contra de los “White Anglosajon Protestante”; introdujo a los católicos irlandeses dentro de la experiencia de los EEUU.

Obama, creo que ha sido buen presidente, pero creo que la gran frustración fue que ni terminó con los problemas de Segregación, ni terminó con los problemas de los Derechos Civiles, ni por supuesto cerró Guantánamo. Creo que es un buen hombre, pero creo que no le dejó el Establishment, el propio sistema. Y desde luego, me gustó mucho Bill Clinton. Pero el más importante presidente económico de toda la historia y que era republicano, fue Reagan; todavía no se le ha hecho justicia. Recuerdo cuando fui a EEUU, estaba Reagan de presidente, le pregunté a un negro, conductor de un taxi: – ¿por qué vota usted a Reagan?– y me contestó: – pues mire usted, porque pago menos, vivo mejor y me importan tres pitos que sea del Oeste o un actor, yo voto lo que me interesa –. Y tenía razón.

B: ¿Serías capaz de confesar que la justicia no es igual para todos y quienes son, por ejemplo, personas inimputables?

M.: Creo que hay una justicia para ricos y otra para pobres. Lo he dicho siempre y de eso no me bajo. ¿Y por qué motivo?, pues por todos los operadores de la justicia, jueces, fiscales, abogados, etc. No es igual contratar un buen despacho de abogados, un buen equipo de peritos, psicólogos, psiquiatras, contables, auditores de cuentas, etc., que no contratar a un abogado, -que lo va a hacer también bien-, he visto abogados de oficio que lo hacen mucho mejor que la mayoría de los abogados por cierto y hay que alabar la labor de los abogados de oficio, pero habitualmente, el que tiene mucho dinero, en la justicia, al final, se sale con la suya. Y para que veamos, ha habido condenas de personajes de corrupción gravísimos, de los grandes bancos, condenas, delitos fiscales, con condenas y que no van a prisión. Pagan una multa, para ellos es una miseria, prácticamente son migajas y al final se van de rositas.

B: Sueles atender casos de personas que públicamente ya están condenadas y que además ningún otro abogado, por ese hándicap, se niega a representarles. ¿Qué te anima a defenderles?. Tienes fama de coger los casos más complejos y delicados.

M.: Bueno, cuando cojo, que tampoco son muchos casos que están medio resueltos, es porque veo que están medio resueltos, no están resueltos del todo y voy a por todas. También es cierto que en mi despacho hay un 15% de asuntos que llevamos gratis, de mujeres maltratadas, gente pobre que no puede venir al despacho y evidentemente se les lleva. Que luego vamos a resultado y se saca algo, bien, y si no se saca, pues hemos invertido en muchas ocasiones mucho dinero en asuntos y al final pues es un poco el turno mío de oficio particular que llevo.

B: Cómo criminólogo y abogado, conoces perfectamente las consecuencias que el alcohol y demás drogas conllevan psicosocialmente a nivel mundial. La cronificación de patologías y la criminalidad resultan un tándem muy peligroso. ¿Tendrías alguna fórmula eficaz que limase o erradicase este mal?

M.: Recuerdo cuando se decía que “Fundador”, el coñac es cosa de hombres, cosa que nadie entendía. Cuando se decía: – te invito a tomar una copa -.Y sobre todo, la drogodependencia social de la cocaína, que ahora lo tenemos un poco aislado, pero hace 10 o 15 años, había reuniones de jueces, abogados, ministros, etc., que se consumía cocaína y era vergonzoso aquello, pero como era un consumo social de gente élite, de los yupis famosos, pues aquí no pasaba nada ¿no?. Afortunadamente hemos terminado con aquello, con los yupis y creo que esto es un tema para que se revise siempre con equipos de médicos, psicólogos, sociólogos, etc., para intentar erradicar esta lacra social, que es la primera forma de ingresos del mundo, la droga.

B: ¿Qué harías con la violencia de género?. ¿Crees en ella?. ¿Por qué España es el único país donde los derechos del hombre, que son iguales que los de las mujeres, están pisoteados? ¿Llevas casos de hombres maltratados por féminas?

M.: Yo creo que al final vamos a terminar en Estrasburgo; por la misma razón por la que una persona que consiguió que una persona de etnia gitana que no estaba casada le dieran la pensión como viuda. Y también un gitano que estuviera con una gitana, tuviera derecho. Yo no sé si España lo haría, pero en todo caso, Estrasburgo será la que tenga que decidir. Es inviable e ilegal, inconstitucional y viola los Derechos Humanos la discriminación positiva y negativa. En este caso la discriminación negativa al hombre. Violaría los Derechos Humanos por la misma razón que si fuera negativa la mujer, o a los homosexuales, transexuales, gays y lesbianas. Es lo mismo para todos.

B: De todos los famosos que a lo largo de tu carrera representas, ¿podrías contar alguna anécdota?

M.: Pues Rocío Jurado, que fue siempre mi amiga, me decía “Marcurri”, porque Pedro Carrasco tenía un íntimo amigo que era “Marcurri”. Y anécdotas infinitas, por ejemplo, días antes de Nochebuena fui a cenar con ella en un restaurante, a un salón privado, llevábamos amigos solamente y de repente se pone a cantar el “Adeste fideles” y ¡cómo sería!, que apareció de repente la gente de fuera para ver quién era. Claro, cuando vieron que era Rocío Jurado dijeron: – ¡normal!, ¡la más grande! –.

B.: A título personal, ¿qué injusticia consideras más grave y es superior a ti?

M.: Para mí, la injusticia más grave es ver cuando una persona ve que hay un rodillo, que es el Estado y que no puede con el rodillo. Eso es muy grave. Las injusticias en temas laborales, en la Administración, etc. Creo que los abogados tenemos una función social muy importante. Que el abogado en la mano como el Miguel Ángel en la Capilla Sixtina que le da uno a otra persona para que pueda ser el que le defienda ante los Tribunales o ante la Administración. Creo que es una labor importantísima y cuando una persona viene a tu despacho diciéndote: – ¡ayúdame! –, creo que estás en la línea de que tu vocación tiene que entrar en esa defensa a ultranza de esos valores. Bien es cierto que hay gente que se pone las gafas del error, gafas, posiblemente, de la mentira psicopatológica y creen que tienen derecho a algo que no tienen y cuando se lo dices se enfadan. Pero hay que ser honrado, si no tienen, no tienen.

B.: ¿Cómo definirías la vida?

M.: Pues la vida es algo efímero, en el que tú vas construyendo algo para el futuro, que es tu espíritu y que tiene por supuesto que perpetuarse. Creo que lo más triste que una persona puede pensar es que cuando te mueres te incineran o te meten en una caja y los gusanos te devoran y se acabó. Creo que como cristiano y sobre todo como bien pensante, tenemos detrás de esta efímera vida, algo, que es una vida eterna, en el sentido de que tanto la filosofía hindú, como árabe, como judía, etc., todos trascendemos y eso es lo que hará verte algún día en un sitio junto con todos. Y ahí, sí que seremos todos iguales.

B.: ¿Qué es el miedo?

M.: El miedo que me da más es el miedo al miedo, porque el miedo puro es una cosa normal que es la prevención. Pero el miedo al miedo es lo más complicado, porque es muy difícil de salvar. Yo nunca he tenido miedo. Bien es cierto que me han llamado amenazándome, etc., por casos como el de Urquijo o Wanninkhof, etc., pero bueno, yo creo que en esta vida tienes que ir de cara y si no vales para esto y no tienes vocación, pues déjalo.

B.: ¿Y la ira?

M.: Creo que la ira en un momento determinado tienes que controlarla. La ira no es mala tenerla porque es en este caso el oponerte al sistema y una serie de conceptos. Pero tienes que controlarla. No está mal que la tengas pero tienes que saber luchar contra la ira. Como hay algo que en España, los jueces y fiscales extranjeros me cuentan, que en los países sajones y en los países foráneos, la envidia es positiva: – ¡me da envidia ese hombre porque ha conseguido triunfar!” -.En España es destructiva, es envidia negativa y en cuanto eres alguien te intentan segar los pies para intentar destruirte. Es la gran desgracia que tenemos en España, es el gran problema que tenemos los españoles.

B.: ¿El mejor lugar del mundo para vivir?

M.: Yo creo que Madrid, España. Y en caso alternativo, a mí me gusta mucho Manhattan, me gusta mucho EEUU porque son los inventores de los Derechos Humanos, 1776. Posteriormente la declaración Universal de los Derechos Humanos de la Asamblea Nacional francesa, fue en 1789. He dado conferencias con diferentes tratadistas sobre quién inventó los Derechos Humanos. Los inventamos, primero, los atenienses, con la democracia, segundo, los españoles con los indios, con todo lo que hicimos por ellos. Nunca hemos sido racistas. Bartolomé de las Casas y otros estuvieron preocupados. Y ya, en la modernidad, los inventores son los americanos en los Derechos Individuales y los franceses en los Colectivos. Pero todo vale, tanto vale la Declaración Universal francesa como la americana. Son Derechos Humanos todos.

B.: ¿Qué es el amor para ti?

M.: Pues el amor es amistad, cariño y entrega, sin eso es imposible vivir.

B.: Tu color favorito y por qué.

M.: Mi color favorito, aunque suene casi como una auténtica barbaridad, es el amarillo y el negro para vestir. ¿Por qué?, pues no sé si esa ambivalencia entre el negro severo y el amarillo provocador ¿no?. A lo mejor estamos en esa línea.

B.: Dicen que es el color del dinero, el amarillo. Las grandes multinacionales lo llevan.

M.:No. En mi caso es el de la persona que le gusta romper. Por ejemplo, a los toreros no les gusta el color amarillo.

B.: Ni a los artistas. Y tú eres artista también…

(Nos sonreímos)

M.: Bueno, sí que soy artista. El color amarillo ahí, sí que me da un poco de miedo.

B.: Explícame, ¿qué es la empatía para ti?

M.: La empatía creo que es tener un corazón abierto a las personas, que puedas acogerlas en tu corazón, siempre que no te engañen. Entonces, los que estamos en este mundo y vemos que hay religiosos y también personas que sin ser religiosos, se están dedicando a ser misioneros o seglares o cristianos, pasándolas mal en África, viendo gente con lepra, viendo niños que mueren de hambre, etc, ese es el reflejo que tenemos que tener todos, no el reflejo de la suntuosidad. Hay que ir a esas personas, porque no nos engañemos, 200 personas gobiernan económicamente el mundo y muchas de estas personas, no como Bill Gates y otros, dan el 50% para labores humanas, etc. En este caso, Sting por ejemplo, el cantante, da el 50% para el Amazonas y creo que los grandes ricos tendrían que estar pensando mucho en que los pobres tienen que mejorar. Y que estos desequilibrios sociales únicamente terminan en el comunismo que tiene 100 millones de muertos. El único comunista que ha habido ha sido Jesucristo, los demás son historias chinas.

B.: Defíneme a Marcos García-Montes.

M.: Creo que es una persona normal, que le encanta ser humilde, que no le gusta nada que le digan abogado estrella, sino que resuelve casos estrellas. Y que es un músico más o menos regularcito…

B.: … bueno, yo sí lo sé, pero no has desvelado qué instrumento tocas…

M.:… Toco la guitarra solista eléctrica y hago la voz alta, la voz de falsete. Y soy un abogado con mucho corazón, me gusta implicarme en los asuntos. Y en definitiva, una persona que quiere ayudar a los que lo necesitan siempre.

B.: Pues esto ha sido todo. Muchísimas gracias Don Marcos García-Montes.

M.:Muchísimas gracias a ti…, de corazón.

Barbie Corchado Perfectamente Imperfecta