Nuestra colaboradora Bárbara Corchado, Barbie para los amigos, un ser absolutamente creativo, expone en breve y he aprovechado esta ocasión para entrevistar a nuestra entrevistadora.
Guionista, actriz de doblaje, locutora, actriz cómica, presentadora de TV, humorista, pintora, toca la guitarra, compone, etc. Lleva años dedicados casi al humor en todas sus polimatías artísticas. Ya no tanta gracia le hace otra disciplina en la que se formó, experta en conducta criminal.

En breve estrenarás tu nueva exposición de pintura en Madrid. ¿Podrías contarnos cómo empezaste a pintar?

BARBIE CORCHADO:          Pues empecé a pintar de manera innata. Mi abuelo,  aunque era militar entre otras cosas, pintaba casi con la misma maestría que Velázquez, ¡era formidable!. Y autodidacta. Prácticamente todos los nietos y bisnietos hemos heredado esa cualidad. Desde muy pequeña ya tenía dotes para la pintura. Guardo láminas que no tienen nada que ver con mi estilo actual, pero dibujaba con una precisión feroz, luces, sombras…

C.G.:    … ¿qué pintabas? ¿de forma más realista?

B.C.:    Absolutamente. Igual que a carboncillo pero a lápiz. Sorprende que una niña tan pequeña pudiera dibujar así. De hecho, un día, unos amigos que llegaron a casa, vieron una de mis láminas y se burlaron de mí creyendo que era calcado. Recuerdo que me ofendí, me fui y me eché a llorar. Últimamente, pienso fugaz, si volver a pintar como antaño, pero encarecería aún más la obra, pues habría que enmarcarlos y protegerlos con un cristal. Como te iba contando, creo que supe que tenía dotes para pintar después de una anécdota en el colegio. Cuando en clase de geografía debíamos dibujar la península ibérica con una plantilla o calcarla, yo lo hacía a mano, tardaba un pelín más que mis compañeras pero me gustaba entretenerme en ello. La profesora un día se enfadó conmigo por hacerlo diferente y mi madre habló con ella explicándole el por qué no me permitían calcar. Por lo sabido entonces, el calcar mermaba las condiciones para la pintura.

C.G.:    Tu estilo actual, ¿cómo lo definirías? ¿cómo una línea realista o has tomado otra diferenciación?

B.C.:    Es radicalmente distinta. Es un estilo muy naif, colores muy vivos, muy planos. Tengo gran influencia de Romero Britto en uno de mis estilos, el mayor artista norteamericano de origen brasileño. Esto me viene de cuando yo vivía en Miami. Me embobaban sus colores, su expresión, me absorbía su felicidad… Me sentía aturdida identificándome feliz con todo ello. Britto tiene su galería en la calle principal de Miami, la Lincoln Road. Hace muy poco he sabido por su única representante en España que ha abierto otra galería mayor también en la Lincoln. La definición de su estilo puede dar lugar a confusión. Verás, te explico. La sociedad norteamericana está calificada como la más infantil del planeta, ¡esto tiene su lógica!, y encontrarás a familias americanas con una decoración totalmente clásica que sin embargo gozan en sus hogares con una obra de Romero Britto. Viva, alegre y fabulosa. Por ello y por ende digo, pueden asemejarse a mi estilo. Para tener una comprensión de la obra de cada artista, se ha de rascar e indagar en el espíritu y conocimiento del artista. Seguiré manteniendo mi dicho desde hace 13 años, transformo la negatividad en positividad. No me gustan ni el marrón ni el gris.

C.G.:    ¿En qué te inspiras?

B.C.:    ¡Uf!. ¡Si tuviera que inspirarme en algo creo que no crearía!. Sencillamente me nace. Es algo que crece. Es como una fuente constante. Brota y brota. En una ocasión le contesté a mi madre: – ¡si me pides que deje de crear, me pides que deje de respirar! –. Es algo innato, genético y una provocación circunstancial de la vida que me hace virar el arte en algo siempre positivo y en su mayoría cómico.

C.G.:    ¿Te has formado en aplicar técnicas determinadas o ha sido un estilo más autodidacta o personal?

B.C.:    Es más autodidacta. Sí es verdad que mi abuelo y mi tío Tino, otro gran pintor, me explicaron muy puntualmente algunos consejos de esta disciplina y me hacían pruebas. Pero adopté mi estilo propio.

C.G.:    ¿En qué fechas expondrás y dónde?

B.C.:    En Madrid, en la Galería Cruz Bajo, en la calle Don Ramón de la Cruz, 15. Del 12 de diciembre al 20 de enero de 2020.  El día 12 de diciembre será la inauguración, de 19.00h a 22.00h. Es una galería muy amable, tiene también un pequeño patio súper acogedor donde los visitantes en las inauguraciones salen a tomar el aire y charlar. La exposición se llama “Welcome to Miami”.

C.G.:    ¿Por qué la titulas “Welcome to Miami”?

B.C.:    Precisamente en homenaje y recuerdo a mis vivencias de cuando vivía en Miami, y porque uno de mis estilos son negritas cantantes de jazz con una gran acogida. Me fascina el jazz. Todos los martes por la noche acudía al Van Dyke Coffe Jazz de la Lincoln Rd en Miami. Típicamente norteamericano. ¡Respirabas y empapabas auténtico jazz!. ¡Qué gozada para los sentidos!… Solía cantar una negrita muy famosa que me encantaba. “Welcome to Miami” también lo es en deferencia al Memorial Dade que se celebra durante una semana en Miami, en homenaje a la liberación negra americana. Toda la gente de color de EEUU que lo desea, pasa una semana loca de celebración. Se gastan el ahorro de un año en serigrafiar furgonetas, tunear Cadillacs de los 50, ¡comer alitas de pollo con Moët Chandon!… Las vivencias que llegas a ver son bastante increíbles, pero comprendí el porqué de ese comportamiento; quien más o quien menos, aún escuchan en sus casas las historias de sus antepasados como esclavos, madres, abuelos, etc. Creo, deberán suceder muchas generaciones para que todo ello pueda ser limado. No es resentimiento, es liberación lo que expulsan. Hasta hace casi 50 años existían carteles en la playa de NO BLACKS y NO DOGS. Tenían prohibido bajar a la playa. En esa semana de celebración en Miami, la playa está tomada por ellos. La policía no tiene ni un instante de descanso del desbordamiento de gente, actividades y situaciones que se suceden. En homenaje a ello, Barack Obama recibió mi cuadro de la negrita en 2009. He realizado 5 réplicas, la última estará expuesta en la galería CRUZ BAJO, al tamaño de la que viajó a La Casa Blanca. Una réplica está en posesión de Guillermo Summers, quien en alguna ocasión me dice con su peculiar sentido del humor: – ¡es que la negra de Obama tiene algo, no sé qué es, pero tiene algo que gusta mucho!.. –. ¡Jo!, ¡y yo me sonrío satisfecha!. ¡Otra réplica la tiene un amigo piloto que me exclama lo mismo que Guillermo Summers!. ¡La foto real de la negrita, impacta!. Se podrá contemplar también en la exposición. Al verla, se comprende.

C.G.:    Firmas con el pseudónimo de Crapulia, ¿qué significado tiene?

B.C.:    Viene de uno de mis personajes en la radio hace años, cuando estaba en Europa FM, el programa se llamaba Código 91. Crapulia la inventé del juego de dos palabras, yo hacía de reportera mitad Drácula, mitad crápula, de ahí nació Crapulia.

C.G.:    Pero ¿firmas con otros pseudónimos también o sólo como Crapulia?

B.C.:    Empecé firmando como Barbie Shields, era mi apellido norteamericano,  después decidí usar uno de mis personajes de la radio y decidí que fuera Crapulia. Mi personaje tiene mucha explicación con el logo registrado de Crapulia, lleva como una gota de estrella de color rojo de 7 puntas. ¡Plof!, ¡como si cayera!. Mi personaje entrevistaba con una unidad móvil a los fiesteros en las terrazas de Castellana en verano, con una micro falda, medias de red, tacones muy altos, una capa de Conde Drácula de niño que me llegaba por la cintura, una melena larguísima y los labios de color rojo histérico. ¡Ja, ja, !. Pero de una elegancia muy exquisita y refinada. Llevaba colgando un murciélago de goma del micro a tamaño natural que se llamaba Roque y aparentaba un movimiento muy real. Aún lo conservo guardado entre mis cajas de atrezzo de TV y me sonrío cuando lo veo.

C.G.:    Tienes muchas facetas creativas porque eres muy dada a ello. Me sorprende porqué te hiciste o te formaste en conducta criminal.

B.C.:    Bueno… Esta es una faceta algo más dura. Empecé estudiando Criminal Profiling, Perfilación Criminológica, la misma labor que desempeña el grupo de Análisis de Conducta del FBI de la serie de TV Mentes Criminales. Entre otras, estudié igualmente Perito Judicial en Criminología y sigo formándome y reciclándome con Morfopsicología. Es curioso, ¿cuántas personas conoces que se pregunten cómo y quiénes confeccionan a un “maltratador” y qué tiene que ver eso con el machismo?. El disparador de estos estudios fue a raíz de que mi ex fuera diagnosticado psicópata en potencia y posteriormente me topara con alguien aún más peligroso que recibía abusos por parte de su madre tanto sexuales, económicos, psicológicos y sociales. Descubrí características psicosociales y conductas tan terroríficas y aberrantes, que fue el detonante definitivo para que me lanzara al conocimiento de la mente humana. También es cierto que durante años, como hobby, me fui documentando sobre ello, ya que desde muy pequeña afronto una excesiva perceptividad y sensitividad innatas. Intentar comprender la mente del criminal y adelantarte al comportamiento de la conducta del criminal, es un objetivo muy valioso. La criminología comprende todo acto de maldad que la persona de a pie, la sociedad, es imposible de entender, aunque y por supuesto, es inaceptable. Por ejemplo, es muy difícil descubrir a un psicópata, pero hoy por hoy, mi deformación profesional hace que goce de cierta sabiduría para la detección del mismo. El psicópata cuando se presenta no te da la mano o dos besos y te dice: – hola, soy un psicópata y voy a por ti. Te voy a manipular y voy a saciarme de todo el mal que te haga para colmar mis instintos, mis frustraciones y mis objetivos. Te voy a machacar hasta la extenuación y hasta que no puedas más y/o acabe contigo y me vaya a cosificar a otro. –. ¡Jamás!. Un psicópata jamás te mostrará sus intenciones nada más le conozcas. Pero ¡ojo!, no hay peor cosa para él que descubrirlo. En el momento que lo haces, se irá a cosificar a otro porque ya no le sirves. Insúltale o llévale la contraria, ya verás cómo se enciende de 0 a 100. Puede ser tu pareja, tu amiga, tu madre, el párroco de tu Iglesia, tu compañero de trabajo… ¡Apártate, huye…!, te dirá cualquier profesional de salud mental, y casi seguro serás tú quien necesite hacer terapia. No pretendas tratamiento para el psicópata, no es una patología, es una elección; la maldad como forma de vida. La psicopatía se da tanto en hombres como en mujeres. Por ejemplo, el psicópata hace imitaciones sociales, si llora es porque ha visto que cuando alguien llora consigue algo o ser escuchado. Es como un robot, nace o se hace, lo nacen o lo hacen. Mutaciones genéticas. También llamados casi humanos o inhumanos. No siente ni padece, carece de empatía, pero distingue entre el bien y el mal, por ello disfruta y se sacia con su alimento favorito, el mal ajeno que procesa. Ni todos los que matan son psicópatas, ni todos los psicópatas matan. Ahora bien, como alguien se interponga en el camino de un psicópata que nunca haya matado y que impida su objetivo, no dudará en hacerlo. Jamás se detendrá a pensarlo. Comentarios de a pie: – es que de pequeño abusaron de él, (cualquier tipo de abuso, ya fuera del padre o madre, o familiar, conocido…), y ahora viola a niños, o maltrata o mata a su mujer, o etc… Y claro, está en la cárcel –. ¡Efectivamente!. Cuando uno crece y discierne entre el bien y el mal, decide su camino. Si decide dañar a terceros por lo que le hicieron ha de estar entre rejas. Si se perdonase a quien daña por, – pobrecito lo que le hicieron de pequeño –, las cárceles estarían vacías por esa regla de tres. La metodología del FBI estudia dos grupos de criminales, los organizados o psicópatas y los desorganizados o psicóticos, pero que se complementa con la metodología de Turvey en la Perfilación Criminológica.

C.G.:    ¿Qué es la Morfopsicología?. Y, ¿toda esta formación también te lleva de cara a la vida cotidiana a trasladar esa deformación profesional en la población, con personas que te cruces por la calle o que te encuentres en una cafetería o en cualquier sitio?

B.C.:    ¡Uf!. ¡Muy buena pregunta!. Me sonrío porque a veces acabo un poco saturada. Pero igualmente, tanto me gusta. La Morfopsicología es una ciencia que estudia la personalidad del sujeto a través del estudio del rostro, y que se ha de adquirir y valorar con ciertas dotes y capacidad. Es apasionante. Lógicamente no voy por la calle haciendo perfiles de la gente, tienes que pararte para realizarlo, pero sí que es cierto que muchas veces cuando por ejemplo me encuentro esperando en la cola de un supermercado, mi exceso a veces de observación me lleva a tantear rostros y me sirve de entrenamiento. Es fascinante. Sobre todo cuando veo una asimetría pronunciada, o un psicótico. Ahí sí me paro y lo estudio. Las asimetrías no son buenas. El rostro se divide en tres pisos, los impulsos e instintos, las emociones y sentimientos y el intelecto. Si existen compensaciones o desequilibrios se han de estudiar con detenimiento. Esto último nunca es bueno… Algunas amistades juegan con ventaja y me envían fotos de candidatos a cualquier cosa. Pero yo encantada, porque repiten y repiten y me asustan asombradas de cómo clavo a la gente y hasta yo misma me sorprendo de ello.

C.G.:    … Ya me contarás más off de record. ¡Qué increíble!. Pero sigue contándonos algo más de lo que se puede descubrir con esta ciencia.

B.C.:    El rostro de frente es la cara social, los perfiles del rostro, es la verdadera personalidad. Puedes conocer si se han padecido abusos en la infancia, si se es homosexual o heterosexual, si padece de psicopatía, si se es muy intuitivo o si carece de una empatía muy pronunciada, si tienen apenas vida interior y absorben formas del prójimo, si es obsesivo con el dinero o te puede robar por ello, si es materialista, si es mentiroso, si es depresivo o padece o tiene tendencia a otras patologías, si actúa antes de pensar, si es o puede ser un depredador sexual, si se tiene falta de control de los impulsos sexuales, etc., etc., etc… Con la Morfopsicología se puede corregir parte de la conducta de la personalidad. Y aprovecho desde aquí, por si algún lector tiene interés o curiosidad, sí que realizo perfiles morfopsicológicos.

C.G.:    Volviendo a tu persona creativa, que eso se ve en múltiples facetas, como escribir guiones cómicos, sketchs, pinturas, actriz de doblaje, presentadora de TV, locutora de radio, etc. ¿De todas estas facetas cuál es la que más satisfacción te da y con cuál te quedarías?

B.C.:    ¡La voz…!. ¡La radio…!. ¡El mundo de la voz…!. Siempre lo mantengo y lo pongo en un pedestal. La voz detrás de un micrófono es celosa, clandestina, muy íntima, fascinante… ¡Imagínate!, ¡tengo 17 personajes!. Cuando empecé a estudiar el mundo de la voz me sumergí en algo puramente maravilloso. Modulando la voz llego a personajes tan dispares como hombres, macarras, niños, pijas, folclóricas, viejas…, desde la antigua reina madre de Inglaterra hasta el Conde Drácula macarra y con acentos extranjeros, etc. Mi primera cuña de radio fue en francés, soy políglota y me seleccionaron. Utilizo a mis personajes desde hace muchos años en la radio e incluso para hacer cuñas; si entrevisto por ejemplo a Carlos Sobera, lo hace el personaje de la pija, si voy a comentar sobre algún tema delicado de la actualidad, lo hago con el personaje indicado para ello. O sea, me aprovecho y uso de trampolín al personaje. Pero no puedo dejar de lado mis otras creaciones, son como mis hijos, me persiguen y las llevo permanentemente conmigo.

C.G.:    ¿Tienes algún proyecto de cara al futuro?

B.C.:    Precisamente estoy con un proyecto que me propusieron hace unos 4 años un famoso director de cine. Realmente es algo que ya se me había pasado por la cabeza, pero en libro, lo que no me esperaba es que pudiera despertar más interés del que sospechaba y me ofrecieran hacerlo para serie de TV o cine. Tiene que ver con una vivencia muy delicada en primera persona. Tema demasiado candente y que serviría como catarsis para muchas personas. Siento no poder esclarecer más, no sólo porque puedan fluir energías indeseables que lo desvanezcan, sino porque la saturación y el dolor de los intentos de plagio que arrastro como con mi serie Welcome to Lepe, me han llevado a ponerlo en manos de mi querido amigo y abogado Don Marcos García-Montes.

C.G.:    En TV, ¿con quién te has sentido más a gusto trabajando?

B.C.:    La verdad es que con muchos, pero con Arévalo por ejemplo, guardo anécdotas divertidísimas, teníamos mucha complicidad y nos seguíamos mucho el juego. En el set de rodaje a veces éramos muy gamberros y desbarajustábamos más de una secuencia mosqueando al director. Pero lo que nos reíamos queda para la posteridad. Y a Carlos Sobera me lo como, me ha demostrado ser un auténtico amigo de verdad además de gran compañero y señor.

C.G.:    ¿Qué dirías a la gente para que fueran a ver tu exposición?

B.C.:    ¡Les sorprenderá!, porque como me dijeron en VEGAP,  (Visual Entidad de Gestión de Artistas Plásticos nacional e internacional) a la que pertenezco: – tu estilo es muy poco común, es de lo que más buscamos y nos encanta –. También podrán descubrir porqué Barack Obama recibió mi cuadro, del cual verán una nueva réplica ya adquirida. Y además gozarán de catering e invitados sorpresas.

C.G.:    ¿De no haberte dedicado a la creatividad, qué te hubiera gustado ser?

B.C.:    ¡Militar!. ¡Misionera!. Por los pelos. Es genético. Aunque no creo que hubiera aparcado la creatividad. Me dicen que soy muy militarista a la hora de trabajar. Entiendo que gozo de una importante disciplina, no sólo para el trabajo, también para el deporte, para los valores, etc. Cuando viajo siempre me llevo algo que aconsejo: – no pierdas tus valores allá donde vayas y no perderás tu identidad –.

C.G.:    Aprovechando alguna de tus clásicas preguntas en tus entrevistas…  ¿Cuáles son tus auténticos sueños?

B.C.:    ¡Vaya!… ¡Sorpresa!… Ja, ja, ja. Pues no puedo responderte a ello precisamente porque son sueños y si los cuento no se harán realidad.

C.G.:    ¿Por qué suelen advertir que eres valiente en tus entrevistas?

B.C.:    Entiendo que se censuren algunas preguntas o respuestas. Claro que lo entiendo, siempre y cuando sea una mentira o una barbarie que atente contra los cimientos del respeto y la integridad personal y/o psicosocial. Pero mientras se trate de una verdad contrastada que se ha de conocer, por muy dura, cruel o bonita que sea, no debería existir la censura. Ya vemos que los medios están obligados a contarte la noticia, pero no a contarte la verdad. Si es a eso a lo que refieren por valentía… No me gustan las banalidades a la hora de entrevistar. Si tengo enfrente al rey de España ¿crees que le voy a preguntar de qué color le gustan los pajaritos preñados que sobrevuelan por palacio?. Al pan, pan y al vino, vino. Las cosas claras y el chocolate espeso. Y si no es posible así, mejor omítelo. De siempre, cuando voy a realizar una entrevista lo primero que pregunto es: – ¿qué quieres que toque y qué quieres que no toque? –. No confundamos la censura con el respeto aunque a veces vayan ligadas.

C.G.:    ¿Lo más importante en tu vida?

B.C.:    La música, el baile, el amor. Por igual. Es la misma esencia conformada en ese triángulo equilátero. Son uno. Es la esencia del ser humano, la interpretación más intrínsica del alma y el espíritu. Aprendí a bailar antes que a andar.

C.G.:    ¿Cuál es tu libro favorito?

B.C.:    ¡Guau!, ¡tengo varios!. Siempre tengo los favoritos de consulta a mano, claro. Pero por ejemplo el libro de, ¿Demasiado inteligente para ser feliz?, de la eminente psicóloga francesa superdotada Jeanne Siaud-Facchin, otro es el de Sin Conciencia de Robert Hare, escalofriantemente espectacular. Y los del psiquiatra norteamericano Brian Weis. Ahora estoy con Sapiens del israelí Yuval Noah Harari. Lógicamente no puedo quedarme estancada en un solo libro favorito.

C.G.:    ¿Qué es lo que más te indigna?

B.C.:    Muchísimas injusticias. Pero sobre todo una en concreto que podría englobar a muchas. La falta de compresión. Esas personas que te juzgan e insultan gratuitamente como si dioses se creyeran, o supieran poseer la razón universal, esas personas que están tan obcecadas en lo que les han hecho creer toda una vida que no conciben tu vida más que como ellas la ven. Si alcanzar cuestionamiento alguno dentro de una masa borreguil que les oyes balar y resulta epidémico. ¡Qué triste!. Y te aconsejan, te comparan e insultan provocando un daño tan horroroso que pueden llegar a traumatizar. El antídoto es la huida. Ser uno mismo. Por mucho que te juzguen. Aún a sabiendas que, esas personas proyectando sus frustraciones contra ti tan sólo pueden darte pena. Las personas que se sienten incomprendidas experimentan un gran dolor. Las personas con la mente de almeja muerta, difícilmente podrás llegar a entendimiento alguno. La falta de comprensión la extrapolo a cualquier persona y situación. Si gastaran las energías que pierden en machacar en intentar comprender, el mundo sería mejor. ¿Acaso están dentro de ti y conocen tus circunstancias?. Y la indignación de vivir en una sociedad patológicamente enferma y que la sociedad lo acepte, es rigurosamente peligroso.

C.G.:    ¿Un lugar?

B.C.:    Varios. Te hablaré de 2 ó 3. El que más me impactó a título espiritual y personal fue Israel, donde presenté un programa de turismo para España. En EEUU, concretamente en Miami, impacta la asombrosa capacidad de sobredosis de lo hortera en cualquier campo. Si pones una cerca a Miami es como un psiquiátrico gigante. Sin embargo, me gusta y me da tranquilidad cómo respetan las distancias de seguridad y ni por asomo está permitido ir a 120. Los coches son el doble de grande que en general en Europa, pero con la mitad de potencia. Me encanta el respeto a la autoridad, a la ley y la bandera y lo que conlleva esa convivencia. Pero otro lugar que me genera tranquilidad y paz es Tailandia. Sitios muy concretos, puntos muy determinados, la seguridad personal y espiritual que encuentro, equilibran mi estancia allí. Es mágico.

C.G.:    Igual que tú preguntas. Defíneme a Barbie Corchado.

B.C.:    Una loca coherente y cada cual que lo interprete como pueda.

Por Concha Gragera.

 

Blog:   CRAPULIA – FACTORÍA DE CREATIVIDAD:

http://crapulia-factoria-de-creatividad.blogspot.com/

Web: www.crapulia.com

https://crapulia.com/es/