Cuando visité Alemania por primera vez, hace ya veinte años, tuve la oportunidad de descubrir, de la mano de un amigo enólogo, la magnífica zona vinícola del Rheingau y por su puesto la excelente calidad de sus vinos blancos, que han alcanzado en las últimas décadas gracias a su excelente calidad, un carácter notoriamente internacional. Desde entonces somos asiduos a esta preciosa zona del Rhin, a sus vinos y a su enorme oferta cultural y gastronómica. Todo enamorado del vino blanco debería venir aquí.

La zona es un enorme meandro del Rhin y la continuación de su afluente el Meno (Main), que deja una franja de unos 40 kilómetros con exposición sur. Se encuentra a medio camino, entre las ciudades de Coblenza (Koblenz) y Maguncia (Mainz), y a tan solo 35 km de la cosmopolita ciudad de Frankfurt am Main. El clima más suave en esta zona, las pendientes laderas a ambos lados del río que reciben los muy apreciados rayos solares y la composición del suelo (pizarra y arena floja, con una gran riqueza de minerales) son ideales para el cultivo de la cepa de Riesling; la cepa alemana por excelencia.

Monasterio Eberbach. ©Stiftung Kloster Eberbach. Hermann Heibel

La historia del vino en tierras germanas se remonta a los tiempos del imperio romano que importaron su pasión y conocimientos sobre este exquisito caldo. Se cuenta que el emperador Carlomagno fue el primero en plantar aquí cepas de vino. Posteriormente los monjes profesionalizaron tanto el cultivo como el lucrativo negocio y pusieron el fundamento para que los vinos del Rheingau (zona del Rhin) se volvieran mundialmente famosos.

Es curioso visitar los históricos muros del Monasterio Eberbach, una explotación vinícola estatal pues, además de su larga historia, fueron el escenario de la película El nombre de la rosa, famosa adaptación del libro de Umberto Eco.

Monasterio Eberbach. © Stiftung Kloster Eberbach.

Tras la decadencia posterior a la Segunda Guerra Mundial, en los años 90 hubo un renacimiento en la comarca, gracias a la aparición de una nueva generación de viticultores que apostaban por la producción de vinos de alta calidad, vinos que puedes encontrar en los mejores restaurantes de todo el mundo. Actualmente la producción vinícola, tiene su máximo auge y protagoniza la vida, el paisaje y la economía actual del valle, que además recibe millones de visitantes y turistas todos los años.

Monasterio Eibingen. © Karlheinz Walter

El Riesling, es decir, la dorada uva del Rhin, es considerada como la más noble entre los vinos blancos. Se trata de una uva que puede llegar a desarrollar vinos con complejas notas de sabor y aroma tanto en su variante seca como dulce. Elegante, equilibrado con intensos sabores frutales y suficiente acidez para una larga vida, los expertos sitúan la calidad de muchos de los vinos de la comarca, en las cotas más altas.

Monjas del monasterio benedictino de St. Hildegard en la recolecta. © Rüdesheim Tourist AG – Karlheinz Walter

En la comarca se elabora también unas gotas de tinto. Un 13 por ciento de la producción total de vino es de cepa pinot nor, la casta borgoñona conocida en Alemania como Spätburgunder, que da un vino con matices afrutados. Se da primordialmente en las empinadas laderas de las ciudades de Rüdesheim y Assmanshausen.

Vistas de Assmannshausen. ©Horst Goebel

Para familiarizarnos con la terminología alemana a la hora de clasificar un vino, es conveniente tener claro una serie de términos:

Qualitätswein Bestimmter Anbaugebiete, o QbA: Vino de calidad de un área de cultivo específica. Hay 13 denominaciones distintas.
Qualitätswein mit Prädikat (QmP): es el término que se da a cualquier vino situado por encima de los QbA, y su producción puede ser menor. Significa vino de calidad con atributos especiales y consta de 6 categorías:
Kabinett: vino preciado y cuidadosamente guardado. Pueden ser secos o semidulces.
Spätlese: significa de cosecha tardía.
Auslese: vinos generalmente dulces provenientes de uvas sobremaduras y especialmente seleccionadas. Son vinos generalmente dulces.
Beerenauslese: elaborado con granos de uva seleccionados individualmente, con frecuencia afectados de podredumbre noble. Vinos muy dulce.
Trockenbeerenauslese: “Granos secos seleccionados”. Está hecho con granos seleccionados que han sido resecados por la podredumbre noble en la viña, dando un vino más intensamente dulce.
Eiswein: “Vino de Hielo”. Hecho con uvas congeladas en la viña durante los glaciales inviernos alemanes, también es muy dulce.
El Beerenauslese también es dulce, aunque menos que el Auslese, y el Spätlese puede encontrarse en cualquier punto desde seco hasta semidulce.

No es fácil orientarse en el amplio mercado germano, por ello ofrecemos aquí una pequeña selección de bodegas de Rheingau con fama reconocida:

Kühn: Situada en el pueblo de Oestrich, esta bodega familiar fundada en 1786 producen un 80% de vino seco. Desde los años 90 ha experimentado un rápido ascenso colocándose en la élite de los vinos.
www.weingutpjkuehn.de

Georg Breuer: Su filosofía es la de producir sus vinos de la forma más natural posible, el resultado son unos caldos de excelente calidad, fuertes y elegantes.
www.georg-breuer.com

Robert Weil: Situado en Kiedrich, produce algunos de los mejores vinos dulces del mundo aunque la calidad de sus secos no es nada despreciable.
www.weingut-robert-weil.com

Schloss Johannisberg, Geisenheim. Merece la pena visitarlo no solo por sus excelentes vinos, además por la belleza de su palacio y unas vistas impresionantes sobre el Rhin.
www.schloss-johannisberg.de

Otras bodegas a tener en cuanta son: 

Wegeler, Oestrich-Winkel. www.wegeler.com

Spreitzer, Oestrich-Winkel. www.weingut-spreitzer.de

Wegeler, Oestrich-Winkel. www.wegeler.com

Chat Sauvage, Geisenheim/Johannisberg. www.chat-sauvage.de

Corvers-Kauter, Oestrich-Winkel. www.corvers-kauter.de

Carl Ehrhard, Rüdesheim. www.weingut-carlehrhard.de

Leitz, Rüdesheim am Rhein. www.leitz-wein.de

Von Oetinger, Eltville-Erbach. www.von-oetinger.de

Es muy recomendable visitar la comarca coincidiendo con la Rheingauer Schlemmerwochen. Dos veces al año las viticultores abren sus bodegas a los visitantes presentando una selección de vinos y espumosos de diferentes añadas y dando la posibilidad de degustarlos, si no gratuitamente, por precios muy reducidos, paralelamente se celebran eventos gastronómicos y culturales.

Mi bodega favorita para estas fechas es Villa Gutenberg que está situada a los pies del Schloss Johannisberg. La bodega posee una preciosa edificación con una bodega espectacular y vanguardista que pocos conocen, por lo que se puede disfrutar de sus excelentes vinos sin las masificaciones propias de esta semana, admirando sus viñedos con el Rhin de fondo.
www.villa-gutenberg.de

Coincide con el impresionante espectáculo de El Rhin en llamas (primer sábado de mayo), imponentes fuegos pirotécnicos en varios puntos del río y que iluminan el río, sus viñedos, castillos y palacios.

El Rhin en llamas. ©Rüdesheim Tourist AG, D. Ketz

Sin duda, mi pueblo favorito en la zona es Eltville. Elegante, coqueto, pintoresco… es un placer pasear sus callejuelas llenas de casas medievales, introducirse en alguno de sus excelentes restaurantes o darse un paseo a orillas del Rhin y parar a beber un “vinito” (a precio muy económico además) en su puesto permanente, donde cada semana cambia la bodega. Como alojamiento, recomiendo Burg Crass, boutique-hotel con mucho estilo, y sobre todo cargado de romanticismo.

Burg Crass en Eltville

Un alojamiento con encanto y económico es la bodega familiar Prasser. Además se pueden hacer degustaciones de vino y comprarlos a precios muy competitivos.
www.weingut-prasser.de

Festival de música en Eltvile. Ansgar@Klostermann.net

Paralelo a la cultura del vino, el Rheingau ofrece también otras atracciones. Unido a la increíble belleza del paisaje, muy cambiante según la época del año con sus viñedos, peñascos, el caprichoso fluir del Rhin, nos encontramos con antiguos monasterios, castillos, fortalezas, villas nobles y aristocráticas de todas las épocas hasta el medioevo, además de un sinfín de actividades culturales; no en vano el área, la más concurrida en los viajes turísticos en barco, fue reconocida por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad en 2002.

Mapa de Rheingau. ©Rheingauer Weinwerbung GmbH

Más información en:
www.rheingau.com
www.rheingau-gourmet-festival.de
www.riesling.de

Por Gema Cebrián Arrabal.
www.gemacebrian.com

¡Compártelo en tus redes sociales!