Ponemos el ojo esta vez en el top 10 mundial de las compañías con mayor capitalización bursátil.  No para analizar dónde invertir nuestro dinero, sino para hacernos una idea de qué tipo de coches conducen los CEOs y Founders de estas empresas.

Sin ir más lejos, un tipo humilde como Tim Cook (CEO de Apple), conduce “simplemente” un BMW Serie 5 y Larry Page (Co-Fundador de Google), más ecofriendly que sus colegas de Silicon Valley, que se decanta por los 100% eléctricos.

Pagani Huayra

Los gustos de otro gigante del emprendimiento son muy distintos. En este caso, Mark Zuckerberg (CEO y Co-Fundador de Meta Platforms, hasta hace poco denominada grupo Facebook) prefiere la velocidad y el exhibicionismo que conlleva un Pagani. Concretamente, el Pagani Huayra es un superdeportivo biplaza italiano que nace de la pasión por el detalle de su fundador, Horacio Pagani.

En su versión R, la configuración técnica es la de un coche de carreras y, gracias a su relación entre peso y potencia, así como a sus 750 Nm de par máximo y a su cambio secuencial de seis marchas, podría acelerar de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos y superar los 400 km/h de velocidad punta.

Con semejante potencia y un chasis tan sumamente bajo, entiendo que no será el coche que coja todos los días el bueno de Mark para ir a la oficina. Y menos con lo fuerte que está apostando por el metaverso… seguro que va en un Tesla y Elon Musk no lo sabe. O a lo mejor teletrabaja, que con la variante Ómicron nunca se sabe. Pues bien, este Pagani Huayra, pero en su versión R, está reservada para un uso en circuito, que equipa un V12 atmosférico totalmente nuevo. El motor atmosférico no es más que un motor de combustión interna en el que la entrada de aire depende de la presión atmosférica, sin la sobrealimentación a través de un turbocompresor ni sobrealimentador. Una rareza al alcance de muy pocos pero, ¿de Mark Zuckerberg?

Jaguar E-Type

Se trata del ojito derecho de Elon Musk, CEO y Co-Fundador de Tesla y Space-X. Dicen que en casa de herrero, cuchillo de palo… pues el caso de Musk podría encajar perfectamente. Si bien prueba todos los modelos de la casa Tesla, su vía de escape la encuentra conduciendo este tipo de coches clásicos, siendo el Jaguar E-Type uno de mis favoritos.

Este modelo ha cumplido ya 60 años desde su creación, habiendo sido toda una referencia deportiva en su época y catalogándose a día de hoy como un súper clásico para los amantes del motor más vintage. Bajo el capó, un motor de seis cilindros y 3.8 litros que desarrolla 265 CV, asociado a un cambio manual de cinco marchas. Nada mal para los coches que se desarrollaban entonces.

Lo más interesante de este clásico es su historia. Tal fue la repercusión que tuvo el lanzamiento que el mismísimo Enzo Ferrari afirmó que se trataba del “coche más bonito del mundo”. El E-Type fue presentado en el Salón de Ginebra de 1961 y, al poco tiempo, debutó en las 24 Horas de Le Mans, mítica carrera que ha ganado nuestro querido Fernando Alonso.

Entre las costumbres de Elon Musk, sabemos que se fija bloques de 5 minutos para cumplir con sus objetivos diarios. Para el resto de los mortales que nos fijamos objetivos a largo plazo, quizá eso sea demasiado pedir. Pero ya conocemos otro de los hábitos de Elon Musk y es que, a pesar de ser un gran innovador en la actualidad, conduce coches clásicos sin la tecnología y comodidades internas tan comunes y accesibles hoy en día.

 

¡Compártelo en tus redes sociales!