El Círculo de Orellana, en colaboración con el Instituto Cervantes, realiza éste curso 2018-19  el III Ciclo de Españolas por Descubrir .
Detectar el talento femenino  y divulgarlo rindiendo homenaje a mujeres que nos precedieron, es el objetivo de este ciclo de encuentros.
El 29 de Enero de 2019 Lorenzo Caprile será el ponente del acto dedicado a Carmen Mir.

Carmen Mir nació en Balsareny en 1903, aunque se crió y creció en Manresa. Hija de un empresario textil que se arruinó, sin embargo transmitió a Carmen el “gusanillo” de la moda, por la que ésta tempranamente sintió fascinación. Carmen se formó como modista en los años 20, y posteriormente, se convirtió en diseñadora de moda y empresaria de fama internacional. Formó parte de la alta costura española con su propia casa de modas Carmen Mir, que abrió en Manresa en 1949 y con posterioridad en Barcelona; dando empleo a más de 200 personas. En 1969 creó sus boutiques en Barcelona y Madrid. Su firma llegó a las más altas cotas del mundo del diseño y de la moda en España, convirtiéndose en una de las pioneras de esta industria.

Su estilo de moda fue popular en los años 1960 y 1970 por su toma inusual en las prendas originarias, principalmente de Inglaterra: mini-falda y la moda Barbarella. En la década de los 60 adquirió una amplia clientela en Houston. Su famainternacional le llevó a desfilar en Washington. En New York, Los Ángeles y Houston se vendieron sus modelos en tiendas como Saks y Bergdorf Goodman. Viajó por medio mundo exportando a países como EEUU, México, Egipto y Países del Golfo Pérsico, entre otros.

Con la llegada del primer hombre a la luna, Carmen Mir fue invitada a realizar un desfile de modelos organizado por la NASA en Houston y para celebrarlo diseñó un modelo ad hoc, que semejaba el traje del astronauta Amstrong. Fue un éxito rotundo.

Con la Cooperativa de Alta Costura desfiló en Bruselas, México, Sidney y EEUU. Participó en la Feria Mundial de Nueva York de 1964, por la que en 1965 se le otorgó el título Los Importantes, instituido por Diario de Barcelona y Radio Barcelona, para destacar a personalidades barcelonesas del año. Entre otros muchos premios, le fueron otorgados la Llave de oro de Barcelona y Splendor of Spain, éste último entregado en Los Ángeles, California.

En 1968 diseñó los uniformes de la delegación española para los Juegos Olímpicos de México.

En 1977 Carmen Mir pasó el negocio a su nuera, Elisa Lacambra, que habían permanecido unidas profesionalmente desde 1952; prácticamente arrancaron la firma juntas, aunque Elisa por respeto y juventud siempre cedió el protagonismo a Carmen, no obstante fue muy copartícipe de sus logros.

Ambas, fueron de las primeras mujeres Business commuters del puente aéreo Madrid-Barcelona porque su tienda de Madrid, situada en la calle Velázquez, 86, se abrió porque Aline Griffiths, Condesa de Quintanilla-Romanones, una de sus clientas, las convenció para hacerlo. Fueron vidas plagadas de anécdotas, como vestir a Maria Callas y a otras mujeres relevantes.

Carmen Mir, en palabras de su nieto Gabriel Masfurroll, fue “Una de las pioneras en el “prêt-à-porter” y luego en el llamado “pronto moda”, que sería el primer paso para lo que más tarde hicieron con extraordinario éxito ZARA y Mango. Lanzarían líneas de zapatos, gafas, colonias, paraguas, pañuelos y finalmente incluso, hicieron un intento de ropa masculina, algo muy atrevido, pues recordemos que vivíamos en una sociedad muy machista, en la que un hombre vistiera con ropa diseñada por una mujer era como una felonía, pero se intentó y puedo decir que yo llevé y aún conservo un traje y un abrigo magníficos”.