Una textura sérum para un acabado piel nude inédito.

Clarins presenta una textura sérum de nueva generación que combina la dosis perfecta de pigmentos en suspensión con aceites sedosos no grasos con diferentes velocidades de evaporación. Como el
aceite de cardo mariano bio, seleccionado por su textura ligera y
seca al tacto.

Una fórmula lista para usar, no necesita agitarse.
22 tonos que se funden con todas las tonalidades de piel, una corrección imperceptible y a medida.

Nácares de nueva generación captan, difunden e intensifican la luz para reavivar la luminosidad mientras los polvos soft focus la difunden en todas direcciones creando un halo que disimula las imperfecciones.

El extracto de jania roja favorece la eliminación de las células muertas para mejorar el paso de la luz a través de las capas de la piel, recuperando su luminosidad.

El extracto de kalanchoe bio estimula la capacidad de la piel para sintetizar el ácido hialurónico y el micropatch vegetal la protege de la deshidratación. Resultado: hasta 24 horas de hidratación continua.

Triple protección: frente a los rayos UV, a la contaminación y a los radicales libres.
Packaging eco-responsable, inspirado en los míticos aceites de rostro, fabricado con vidrio reciclado y 100 % reciclable. Una pipeta libera la dosis exacta de la fórmula.