Desde el siglo XVIII, la fábrica más prestigiosa de orfebreria, Maison Odiot, es la embajadora de la excelencia francesa.

Las manos expertas de sus orfebres, número uno en el arte de la mesa, han ennoblecido las casas mas famosas.


Para celebrar el lanzamiento oficial en Mónaco los dueños de la casa Odiot, Patrick y Pia Piard han ofrecido una elegante cena en el Club Náutico, donde se han presentado algunas de sus mejores piezas de orfebreria diseñadas por Máuricio Clavero Kozlowski.
La vista panorámica de la bahía de Mónaco, iluminada por expléndidos yates y animada por violinistas, hizo que fuera una velada mágica.









 

Por Liliana Cavallero.

tagged in Odiot, Sociedad