Situada en el corazón de Europa, la ciudad de Luxemburgo no es solamente una plaza financiera, es también una ciudad cargada de Historia, acogedora, una de la ciudades más cosmopolitas del mundo con 170 nacionalidades.

Con edificios y monumentos maravillosamente restaurados, durante mi estancia he podido seguir los pasos de la construcción de la Unión Europea y familiarizarme con la vocación europea de la ciudad y sus lugares históricos donde todo comenzó hace mas de 50 años: El Ayuntamiento, el Cercle Cité, la Casa de Europa, la casa natal de Robert Schuman, considerado como el padre de Europa, el Consejo de La Unión Europea, el Parlamento Europeo, la Corte de Cuentas Europea, la Comisión Europea, la Corte de Justicia Europea, el Banco Europeo de Inversiones y el monumento Robert Schuman.


Apenas instalada en el lujoso y contemporáneo Hotel Sofitel Le Grand Ducal Luxemburgo, me aguardaba en el lobby la guía de Luxemburgo City Tourist Office que me acompañaría durante toda mi estancia, y lo que me permitió no perderme casi nada de la ciudad.


En el año 963 el conde Gigefroi construye un castillo fortificado sobre la roca du Bock. En 1644 los españoles modernizan las fortificaciones creando Las Casamatas del Bock, uno de los complejos de galerías militares más interesantes y largos del mundo, Patrimonio de la Humanidad.


A partir de este punto comienza nuestra visita de la Vieille Ville (la ciudad medieval) con sus murallas, sus calles empedradas, jardines y viñas plantadas en forma de terrazas.


El camino de la Corniche (Cornisa) se sitúa sobre las antiguas murallas españolas y bordea la rivera de el río Alzette, es un magnifico paseo y está apodada como “el más bello balcón de Europa” y si que lo es realmente.

Le Grund, es un pequeño barrio increíblemente pintoresco y super de moda, con una gran oferta de pubs, restaurantes y terrazas.

La Abadía de Neumunster actualmente alberga un importante Centro Cultural, os recomiendo visitarlo y consultar su programación en primavera y verano ya que ofrece excelentes espectáculos al aire libre.



La Plaza de Armas, la Catedral Nuestra Señora de Luxemburgo, el Museo de de Historia de la ciudad de Luxemburgo… son otros puntos de interés.


En cada rincón de la ciudad tenemos una gran variedad de restaurantes, confiterías, chocolaterías… En la Grande Rue, una de las calles principales de la capital encontramos el incomparable chez Oberweis que ofrece auténticas delicias y es proveedor de la Corte.


Choco Spoon, una chocolatería con 70 gustos diferentes de chocolate y una exquisita pastelería, se sitúa en un edificio construido en 1560 y desde su terraza se puede ver el Palacio Grand Ducal residencia oficial de la familia Ducal en el centro de la ciudad.
El mercado de frutas, legumbres y toda clase de objetos de lo mas variopintos en La Plaza Guillaume II.
Ya es hora de relajarnos en el Panorámico Bar del Hotel Sofitel Le Grand Ducal, las vistas de toda la ciudad nos dejaran atónitos. El mejor de toda la ciudad donde se da cita todo el mundo. Merece la pena visitarlo.


Dejamos la ciudad y nos dirigimos hacia el Castillo de Vianden. Es el monumento mas visitado del Gran Ducado de Luxemburgo. Considerado como uno de los más grandes y majestuosos señorios feudal de Europa, fue construido entre los siglos XI y XIV sobre el asentamiento de un Castillo romano y de un refugio carolingio.




El broche final de mi estancia fue un concierto en la majestuosa
Filarmónica de Luxemburgo.


LUNAySOL agradece al Gran Ducado de Luxemburgo y
City Tourist Office habernos concedido esta estupenda oportunidad.

Por Liliana Cavallero.