En esta colección se emplean métodos artesanales para crear nuevas texturas y patrones, como las tiras de piel entrelazadas que aportan profundidad, mayor impacto visual y textura a tops sin mangas y al nuevo bolso Amazona. Los colores —tomados del mundo que nos rodea— los dictan el modo en que los materiales absorben los pigmentos: el oro oscila entre un color difuminado y otro mucho más saturado; el ante de cashmere, sumergido en azul, parece tinta; el naranja se transforma en color azafrán, y así sucesivamente.

Las siluetas transmiten una sensación de comodidad y suavidad que solo interrumpen algunos elementos tan contundentes como inesperados

14