Son muchos los que terminan sus carreras profesionales y no saben lo que hacer realmente con su vida y que mejor manera de pararse a pensar y poder ayudar a los demás.

Cada uno sigue un camino; unos acaban, hacen un máster y se ponen a trabajar, otros directamente trabajan y otros siguen su sueño de hacer algo por los demás y así nació KUBUKA con un grupo de jóvenes comenzando en Kenia en el año 2013 y un año más tarde en Zambia. El nombre de KUBUKA proviene del tonga que significa despertar, es decir, dar un paso hacia adelante.

Su objetivo es crear un desarrollo sostenible centrándose en el la educación, el emprendimiento y los proyectos sociales.


-En el ámbito de la educación han logrado apadrinar a un gran numero de niños, mejorar el programa de alimentación y formar al profesorado así como la construcción de un colegio nuevo proporcionando
educación a los niños, y proyectos deportivos.

-En emprendimiento han mejorado y acondicionado un terreno agrícola, se ha implantado el cine ampliando así la oferta cultural y generar fondos para poder financiar a otros proyectos.

-Los proyectos sociales que han realizado son los
apoyos psicológicos y académicos así como través de la producción de huevos y cultivo de un huerto, mejoras en nutrición, rehabilitación y ocio.

EL 30% que entra en la ONG es de socios y padrinos y el resto del dinero entra en base a colaboraciones con empresas, en base a concursos. También realizan actividades y eventos, que al mismo tiempo que conciencian y dan a conocer los proyectos, recaudan dinero así como a través de charlas y productos que traen desde África y luego venden aquí.

Actualmente la ONG necesita a gente que realice voluntariado a larga distancia (mínimo 4 meses) para que se implique en los proyectos en terreno que requieren una continuidad y por ello necesitan a gente que se implique al cien por cien.

La ONG necesita sobretodo:

Kenia: fisioterapeutas o terapeuta ocupacional
Zambia: agrónomos y empresariales
Kenia y Zambia: educación e integración social.

Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo