El croquet es el deporte de moda en España.
Tiene elementos que lo relacionan con el golf, con el polo, el ajedrez y el billar.
La fiebre del cróquet se está expandiendo por toda España y quienes lo conocen explican con vehemencia que reúne un conjunto de atractivos difíciles de encontrar en otras disciplinas deportivas.
Habilidad, puntería, temple y concentración.
Cuatro características necesarias, pero no suficientes según nos explica Mercedes O´Neale, jugadora emblemática del cróquet español:
“Al cróquet se juega con la cabeza.
Sin estrategia es imposible progresar”.
Este deporte tiene antecedentes muy antiguos.
Desde la Edad Media hasta finales del siglo XIX se jugó en toda Europa al mallo (jeu de mail o pall mall).
Este juego fue practicado por las familias reales y la aristocracia.
En momentos históricos diferentes el mallo dio origen al golf, y
posteriormente al cróquet.
El cróquet aparece en Inglaterra a mediados del siglo XIX, como deporte bien definido, expandiéndose por todos los países de influencia anglosajona.
Este desarrollo coincide en el tiempo con la versión francesa, más cercana al concepto de juego que al de deporte, y que fue la dominante en España hasta hace pocos años.
Es lo que hoy llamamos cróquet de jardín o cróquet antiguo, que entra en España a través de Galicia hacia el año 1870.
Hay que esperar cien años hasta que aparezca en España el cróquet moderno.
En 1980 un grupo de jerezanos empieza a jugar al cróquet en su versión inglesa, como deporte de precisión, sometido a estrictas reglas y que requiere entrenamiento.
Destaca entre estos jugadores Fernando de Ansorena, que años después lleva el cróquet moderno a Somió (Asturias), donde existía un grupo de jugadores de cróquet de jardín que habían fundado una asociación familiar de cróquet en 1994.
Durante años, el cróquet moderno español no consigue desarrollarse.

Existen dos focos Jerez (1980, cróquet profesional) y
Somió (1994, cróquet de jardín).
El cróquet tardaría en ponerse de moda en toda España, y lo hace a partir del 2010 de la mano de las personas que con entusiasmo lo introducen en grandes clubs sociales y deportivos, especialmente en los que se juega al golf.
Un campo de cróquet es como un green de golf, pero de grandes dimensiones (casi 900 metros cuadrados), y perfectamente nivelado, de manera que no tenga caídas o estas sean poco o nada significativas.
El principal atractivo del cróquet es que tiene las mismas posibilidades de ganar un hombre de 70 años que una chica de 20, siendo por tanto accesible a ambos sexos y a todas las edades.
Tiene un gran componente social y familiar, es muy interactivo, amén de las variadas estrategias que permite, y de la belleza de sus campos.
En el Club de Campo de Vigo se habilita un campo para la práctica del cróquet en 2006 y otro en Costa Ballena en 2009.
De ahí pasa en 2010 a El Puerto de Santa María donde el Real Club de Golf Vista Hermosa acoge esta nueva modalidad deportiva y en breve se alza como la gran “catedral del cróquet español”, facilitando el inicio de la expansión nacional.
En 2012 el Real Club de la Puerta de Hierro (Madrid) inaugura su primer campo de cróquet, impulsado por socios de Vista Hermosa.
Tras él, dos años después el Real Club Pineda (Sevilla) hace lo propio.
Con efecto dominó comienzan a abrirse campos de cróquet por toda España; Madrid, Galicia, Sotogrande, Neguri, Villa Padierna, Sancti Petri etc.
En 2013 tres jugadores españoles se desplazan a la Croquet Academy inglesa y obtienen los primeros títulos oficiales de
árbitros (Emilio Marín y Luis de Gortázar) y
de coach (Susana Romero).
Actúa como órgano centralizador la antigua Asociación Española de Cróquet (cultural y deportiva), que empieza a coger fuerza a partir de 2014 con la sucesiva incorporación de los promotores del boom español, dentro de los grandes clubs.
Entre ellos cabe destacar a
Emilio Valero, Ignacio Gutiérrez-Trueba y Emilio Marín (Vista Hermosa),
Luis de Gortázar (Puerta de Hierro), Pilar Barbadillo (Pineda),
Reyes Abando (Club de Campo de Vigo),
Luis Beltrán Hormaechea (Neguri) y a muchos otros.
En 2016 un español entra en el máximo órgano mundial del cróquet (el Management Committee de la World Croquet Federation).
El desarrollo continúa a día de hoy de forma ascendente, contándose ya con más de 40 campos de cróquet en toda España y casi una treintena de clubs en los que se practica el cróquet.
Es especialmente destacable el enorme empuje que el Club de Campo Villa de Madrid (con 34.000 socios) está dando al cróquet español, de la mano de Guillermo Navarro.
Todo esto nos lo cuenta nuestro gran amigo
Luis Gortazar enamorado del croquet.

Este verano tuvo lugar en Villa Padierna Croquet Club en
II Torneo Privado de Croquet Memorial José Luis Ruiz-Navarro.
José Luis Ruiz-Navarro Gimeno, gran idealista, demócrata y sobre todo buena persona, luchó activamente por la transición española y fue participe en junio de 1962, en el mal llamado Contubernio de Munich, siendo confinado en la Isla del Hierro durante seis meses por acudir al citado congreso. Profesor de Derecho Civil en la Universidad Complutense de Madrid, casado con seis hijos, diputado por la UCD, prestigioso abogado mercantilista y civilista.
Sus hijos José Luis y Cristina intentan seguir sus pasos en el despacho de abogados Ruiz-Navarro & Asociados.


Los participantes en el torneo han sido:
1. Lourdes de la Mata Ignacio Camuñas. Sotogrande. handicap 5 y 6.
2. Antonio y Cristóbal Sainz de Vicuña y Rocío González -Aller. Sotogrande. handicap 5 y 7.
3. Carmen Escrivá de Romani y Teresa Parlade. Sotogrande. handicap 7 y 6.
4. Elo Fernández-Sastron y Carlos Larrauri- Sotogrande. handicap 7 y 6.
5. Pepe Azpiroz y Rosario Méndez de Vigo-Marbella.
6. Luz Prado y Enrique de la Torre.  Marbella. handicap 8 y 9.
7. Cristina Ruiz-Navarro y Julián Gutiérrez. Sotogrande. handicap 8 y 3.
8. Cristina Rumeu y Juan Rivera. Marbella. handicap 7 y 7.
9. José Luis Rodríguez-Casanova y Consuelo Corral. Marbella. handicap 8 y 10.
10. Luz Rodríguez-Casanova y Luisa Martínez de Irujo. Marbella. handicap 7 y 9.
11. Nuestra gran pareja de Tenerife: Juan Francisco González Vera y José Antonio Milena Jiménez. handicap 7 y 9.
12. Silvia Castellanos y Mercedes Beraza. Marbella.
13. Susana Bardiola y Fernando Gómez-Aviles. Marbella. handicap 8 y 7.
14. Mercedes Morales y Gaspar Crespo. Marbella. handicap 8 y 7.
15. Nuestro gran amigo y ayudante en la organización Miguel Ángel Prieto-Julia Serrano.
16. Ángeles Alvear y Myriam Barrena. Marbella. handicap 6 y 7. 17. María Hurtada de Saracho y Mercedes Barandiarán. Marbella. Hándicap 8 y 10.
18. Myriam López-Madrid y Aurea Pedregal.

Los ganadores de la Copa de Oro fueron Ángeles Alvear, y Myriam Barrena, subcampeones Julián Gutiérrez y Cristina Ruiz-Navarro, los ganadores de la plata fueron Luz Prado y Enrique de la Torre.
El campeonato estuvo patrocinado por el excelente vino Marques de Vargas, Ana Criado, especialista en Mediación, Garaje Hermético, Trajes de Baño MdeJ María de Juanes, Raquetas de Padel Bullpadel y
Hotel Club Marítimo de Sotogrande.

Por Cristina Ruiz-Navarro

¡Compártelo en tus redes sociales!