La tradición de llevar una joya como amuleto de la suerte es tan antigua como las leyendas que hacen referencia a los buenos espíritus que nos acompañan y nos protegen a lo largo de nuestra vida.
La marca de joyas Engelsrufer, ha trasladado esta idea a la creación de joyas exclusivas de máxima calidad con gran éxito.

Martini SchumckZeit, creador de la marca Engelsrufer, imaginó como sería tener tu propio ángel de la guarda, y sobre todo, como seria poder llamarlo cuando lo necesitas: eso es posible con la joyería Engelsrufer.

Se trata de exclusivas joyas, hechas a mano, prestando atención al detalle y consiguiendo la máxima calidad.
Sus piezas más características son los llamadores de ángeles: colgantes compuestos de una o varias cadenas, un soporte o una esfera cuyo tintineo, diferente o único en cada una, es el responsable de llamar a nuestro ángel de la guarda a nuestro lado para que pueda protegernos ante cualquier dificultad.

Los soportes de los colgantes en los que introducen las distintas esferas, están hechos en plata de ley 925, además,
la superficie esta suavemente rodiada para que sea más cómodo llevarlas.

Tanto soportes como esferas están disponibles en diferentes tamaños y colores. Los soportes podemos encontrarlos en plata, bañados en oro rosa o en oro amarillo,  mientras que las esferas están en un sinfín de modelos:   color verde, blanco, rojo, oro, con cristales Swarovski… Cada color tiene un significado emocional específico.
Así pues, cada persona puede seleccionar su Engelsrufer y hacerlo único.

A la variedad de esferas y soportes, hay que sumarle las cadenas en distintos modelos,  colores y longitudes. Esta diversidad hace que sea posible personalizar al máximo nuestro llamador de ángeles

Engelsrufer completa su colección de joyas con pendientes, pulseras y distintos modelos de colgantes.

Se puede decir que Engelsrufer es un amuleto de buena suerte para nuestros seres queridos y el regalo perfecto para ocasiones especiales.