La magnificencia de los disfraces y la belleza del marco hacen del Baile Imperial, organizado por la Obra de los Santos Ángeles, un evento parisino de excepción. Los invitados, venidos del mundo entero, luciendo crinolinas y uniformes nos transportaron al siglo XIX, como si  fuéramos recibidos por sus Majestades Imperiales en el Palacio de la Tullerías.

De inspiración Napoleón III, inaugurado por la Emperatriz Eugenia en 1862, el Grand Hotel es el cuadro ideal para recrear los bailes imperiales. La Verrière, sublime jardín de invierno, con su araña monumental, el salón Ravel con sus armonías de purpura y oro y el salón Opera con su cúpula de vidrio, sus catorce metros de alto, sus espejos, sus cariátides y sus estucos dorados, son ya una invitación a la fiesta.

La Obra de los Santos Ángeles es una institución laica fundada en 1844, reconocida de utilidad pública el 25 de diciembre de 1861, por decreto imperial de Napoleón III. Por lo tanto, este año la Obra festeja el 174° aniversario de su fundación y el 157° aniversario del reconocimiento de utilidad pública. Las manifestaciones caritativas organizadas por la Obra de los Santos Ángeles contribuyen a financiar actividades educativas y culturales en favor de los niños y los jóvenes.

Email:osa4461@sfr.fr
Sitio web: www.oeuvre-des-saints-anges.org

 



 
 

tagged in Sociedad