Un par de ruedas, ilusión y ganas.
Es todo lo que se necesita para ponerse en marcha y aventurarse a recorrer un país.
Este libro-guía es una invitación formal a diseñar y preparar los viajes que nos esperan y nos propone 101 rutas ciclistas para redescubrir el mundo de una forma diferente sobre un medio de transporte que cada día convence a más viajeros.

No hay mejor forma de saborear la libertad que pedaleando, disfrutando del aire libre y dejándose sorprender por paisajes, pueblos y estampas que se alejan de las autopistas y los transportes convencionales.

Sergio Fernández Tolosa, periodista y ciclista a partes iguales, conduce esta intrépida y evocadora lectura, que poco tiene que ver con las guías convencionales, compartiendo apasionantes rutas en bicicleta que conquistarán a los enamorados de los pedales y a aquellos espíritus viajeros que quieran descubrir lo lejos que pueden llegar sobre dos ruedas y dejarse llevar por las experiencias que aguardan con esta nueva modalidad de escapada.

page2image576

«Nada es comparable al sencillo placer de dar un paseo en bicicleta» John F. Kennedy

Todo viaje empieza cuando lo soñamos por primera vez. Elige tu ruta y planifica tu aventura. ¿Dónde ir? ¿Cuándo? ¿Durante cuántos días? ¿Dónde dormir? ¿Qué ropa llevar? ¿Qué tiempo hará? ¿Será necesario entrenamiento previo? Gran parte de la magia de un viaje es disfrutar del proceso de prepararlo, imaginarlo y anticiparse a lo que nos espera más allá del horizonte. Aunque dejar que la aventura fluya y aprender a improvisar es muy saludable, algunos asuntos conviene dejarlos atados o, al menos, contar con los recursos para solventarlos durante el viaje.

Esta nueva entrega de la colección Nómadas de Lonely Planet – Geoplaneta reseña con detalle 35 rutas para disfrutar del cicloturismo, además de ofrecer otras tantas propuestas de forma más breve.

La selección reúne itinerarios de todos los niveles, desde los más llanos y asequibles hasta los más exigentes. No son planes cerrados, sino recorridos que cada cual puede amoldar a su ritmo, dividiendo la ruta en las etapas que prefiera, tomando posibles atajos o dando rodeos extra para alargar el viaje, visitar más lugares, etc.

En las primeras páginas, el lector encontrará una breve guía previa de gran utilidad a la hora de planificar sus vacaciones en bici, sobre todo para aquellos que vayan a experimentar el cicloturismo por primera vez, que encontrarán en este libro la respuesta a todas esas preguntas que pueden surgir ante este nuevo reto. Todo es más fácil de lo que parece.

No podemos dejar de tener en cuenta, sin embargo, que vivimos en un mundo cambiante y que esta realidad afecta a normativas, accesos, restricciones de paso, caminos y carreteras. Siempre hay que informarse para evitar posibles sorpresas.Respetar las normas de circulación y recordar el uso obligatorio del casco es nuestra responsabilidad.

La estación del año es algo muy considerable a la hora de elegir destino para una travesía en bicicleta. No solo por las temperaturas o la posibilidad de que llueva o incluso nieve, sino porque debemos tener en cuenta las horas de luz solar. En invierno amanece tarde y oscurece temprano, lo que resta tiempo para contemplar las etapas. Algunas zonas, por otra parte, tienen el guapo subido en primavera. Otras, en otoño. Eso sí, siempre que sea posible, para una mejor experiencia, conviene evitar las temporadas altas y los periodos de mayor afluencia.

A excepción de algunos parajes llanos de gran importancia y belleza natural, como el Delta del Ebro o el Canal de Castilla, los paisajes más atractivos para practicar cicloturismo suelen encontrarse en zonas remotas, casi siempre de montaña. A menudo se trata de oasis apartados a los que solo es posible acceder por carreteras reviradas que, por su compleja orografía, han conservado su encanto y su identidad. Inevitablemente, esto implica subidas y bajadas. Por eso, para valorar la exigencia física de un itinerario, más que los kilómetros, es preferible observar el desnivel acumulado. No es lo mismo hacer 100km en llano con viento favorable que acumular 1000m+ en solo 50km de recorrido.

Para hacernos una idea, en esta proporción se establecería un límite de lo recomendable para una excursión cicloturista de alto nivel. A la hora de diseñar las etapas, por tanto, convieneestudiar muy bien los perfiles y considerar el nivel del menos preparado del grupo.

 

¡Compártelo en tus redes sociales!