Sentir la luz del sol sobre la piel, sábanas limpias, un buen libro,
el primer sorbo de té…
Esos sencillos placeres tan íntimamente familiares.

Con la presentación de White Tea en 2017,
Elizabeth Arden
emprendió un viaje para condensar esos
pequeños placeres de la vida en una fragancia pura y exquisita sin complicaciones.

En 2019, White Tea Wild Rose y White Tea Vanilla Orchid
ampliaron esta colección basada en experiencias;
y en 2020 White Tea Mandarin Blossom sumó un toque cítrico,
tan delicado como enérgico creando un aroma que te traslada a una
soleada pradera.

Este año, con el lanzamiento de White Tea Ginger Lily,
viajamos a un momento más cálido con una delicada fragancia
que captura la energía revitalizante de las especias y la luminosidad de las flores.

White Tea Ginger Lily entrelaza las notas vigorizantes de la raíz del jengibre con la suntuosidad de los pétalos del lirio alzando una composición cautivadora e inolvidable.

¡Compártelo en tus redes sociales!

tagged in Perfumes