La exposición a factores medioambientales es responsable del mapa cutáneo que lucimos de adultos; No es posible dar marcha atrás, aunque no todo está perdido:  la cosmética de hoy cuenta con una experiencia y una técnica científica que le hace ser verdaderamente transformadora. 

Si estos meses en casa nos han llevado a querer recuperar la belleza de lo natural, lo mejor es apostar por formulaciones de última generación, que ofrezcan las más eficientes y modernas versiones de los ingredientes clásicos, esos que cuentan con el privilegio de ser avalados por los máximos referentes de la comunidad dermatológica. 

De todos estos ingredientes súper poderosos, uno de los indispensables es sin duda la Vitamina C.

TODO LO QUE UN EXPERTO DEBERÍA SABER SOBRE LA VITAMINA C.

La vitamina C o ácido ascórbico también es conocida como Vitamina antiescorbútica, y se trata de un compuesto hidrosoluble que deriva del metabolismo de la glucosa. Esta vitamina es indispensable para la vida ya que es necesaria para el desarrollo y el crecimiento, y cumple un rol esencial en la reparación de los tejidos, en la formación de los vasos sanguíneos, los cartílagos, los músculos y el colágeno en los huesos. Además, es esencial en el correcto funcionamiento del sistema inmunitario. 

La mayoría de los mamíferos son capaces de sintetizarla de forma endógena sin embargo algunas especies como es el caso de los humanos, son dependientes de fuentes exógenas, a partir de la dieta, porque carecen de la última enzima necesaria en la síntesis de ácido ascórbico a partir de la glucosa, la L-Gluconolactona oxidasa. 

La vitamina C es por lo tanto un ingrediente fundamental también para la piel, ya que actúa principalmente como agente reductor (antioxidante) y porque es necesaria en la síntesis del colágeno a través del proceso de hidroxilación de la prolina y de la lisina.

Se trata entonces de uno de los ingredientes perfeccionadores más efectivos, recomendados y utilizados en cosmética porque tiene una acción muy importante sobre el fotoenvejecimiento. 

Sus beneficios son múltiples y apreciados: 

Reduce el estrés oxidativo, ofrece propiedades calmantes y antiinflamatorias, interviene en la regulación de los sistemas pigmentarios, potencia la síntesis de proteínas estructurales etc., pero si hay un beneficio que destaca por encima de los demás es su capacidad otorgar a la piel una luminosidad y aspecto radiante inéditos, y de forma inmediata. 

En formulación cosmética podemos encontrar distintas formas de vitamina C y la razón es que a pesar de que la vitamina C pura, el Ácido L-Ascorbico, es la más activa, su naturaleza hidrosoluble y su fragilidad al contacto con la luz, el aire y el calor le hacen ser de muy difícil manejo como ingrediente cosmético. Además, la Vitamina C pura exige un entorno de pH muy bajo (2-3,5) para ser eficaz, lo que implica cierto riesgo de irritación en algunas pieles y la necesidad de formularla con sistemas “buffer” para sujetar el pH de la piel a un valor mucho más bajo (ácido) del natural. 

Así pues, existen productos formulados con derivados de la vitamina C que han sido diseñados para ser mejores en permeabilidad y estabilidad, pero desafortunadamente la mayoría de ellos no ofrecen tanta potencia como la versión tradicional, en su forma ácida. Los derivados más populares son el palmitato de ascorbilo (éster formado con ácido palmítico) y el fosfato ascórbico de magnesio (MAP). 

Estos derivados mejoran en permeabilidad o estabilidad, pero sus beneficios son potencialmente menores que los que ofrece la vitamina C pura. Menos conocido por el momento, es el Tetrahexyldecil ascorbato, una revolucionaria forma de Vitamina C considerada análoga eficaz del ácido L-ascórbico, ya que se trata de un compuesto liposoluble y por lo tanto su permeabilidad en la piel es óptima, y porque es extremadamente estable y no se altera al exponerse a la luz ultravioleta, el oxígeno del aire o el calor. Todo esto sin perder potencia y sin requerir un entorno de pH bajo lo que le convierte en una opción más que adecuada para todos los tipos de piel, incluso para la piel sensible. 

La vitamina C puede acompañarse de otros muchos ingredientes en una fórmula cosmética, pero sin lugar a duda la Vitamina E es su gran aliado porque además de potenciar su acción reparadora aporta propiedades antioxidantes y calmantes adicionales. 

Sabiendo entonces que los beneficios de la vitamina C para la piel son numerosos  pero que no dependen exclusivamente de la concentración, sino que parámetros como permeabilidad,  estabilidad, potencia y pH son esenciales para que este compuesto actúe con eficacia, a la hora de elegir un tratamiento con Vitamina C sería interesante fijarse no solo en los beneficios que ofrece de forma genérica (potencia la luminosidad, aclara manchas, mejora la firmeza etc.), sino el tipo de vitamina C que contiene y sus características, porque en cuanto a las recomendaciones de uso y forma de aplicación, el que lo apliquemos de noche o de día, solo o acompañado de un fotoprotector también estará relacionado con el tipo de vitamina C con el que esté formulado el producto.

Fiel a su compromiso de proporcionar a la piel los mejores tratamientos, Elizabeth Arden propone:

Vitamin C Ceramide Capsules, Sérum potenciador de la Luminosidad en Cápsulas Monodosis.

Un oleo-sérum de textura ultra ligera que combina dos ingredientes fundamentales en una sola cápsula: vitamina C, por sus potentes beneficios de luminosidad, y ceramidas, para restaurar y prolongar el resplandor natural de la piel.

VITAMINA C + CERAMIDAS 

Este tratamiento fusiona el poder de nuestra Vitamina C, ultraestable y ultrapotente, con los beneficios reparadores y restauradores de las ceramidas para elevar la luminosidad de la piel y contribuir a fortalecer la barrera de hidratación natural. Estas tecnologías combinadas proporcionan beneficios complementarios: incrementan la luminosidad y proporcionan un aspecto radiante, combaten la hiperpigmentación, unifican la tez y protegen de los daños ocasionados por los radicales libres. 

DISEÑADAS PARA UNA MÁXIMA POTENCIA 

La fórmula contiene una forma de Vitamina C 178 veces más potente que la tradicional*, que tiende a disiparse al cabo de unas tres horas. Vitamina C Ceramide Capsules, con vitamina C ultraestable, ofrece una eficacia y protecciones máximas frente a los agresores cutáneos externos. Para complementar la barrera de hidratación natural de la piel, las cápsulas están formuladas con una forma de vitamina C liposoluble, en vez de con la tradicional, que es hidrosoluble. Este tipo de vitamina C se integra y fusiona a la perfección con los lípidos naturales de la piel lo que favorece su permeabilidad y eficacia. La combinación de potencia y absorción específica ayuda a la vitamina C a cumplir su propósito y actuar de forma más eficiente.

El formato en cápsulas monodosis, biodegradables y herméticamente selladas, garantiza una fórmula de frescura y potencia máximas. Vitamina C Ceramide Capsules trabaja desde el exterior hacia el interior, transformando la tez apagada e irregular en una piel impecable y resplandeciente.

BENEFICIOS PRINCIPALES: 

  • Potencia la luminosidad, mejora visiblemente el aspecto de la piel lánguida y apagada, devolviéndole una luminosidad y resplandor inéditos.
  • Iguala el tono, minimiza las manchas y mejora las irregularidades pigmentarias proporcionando una tez de aspecto manifiestamente uniforme.
  • Protege del efecto de los radicales libres que apagan la tez y la envejecen de forma prematura.
  • Favorece la síntesis de proteínas estructurales para una piel elástica.

TECNOLOGÍA:

  • Vitamina C: Una forma de Vitamina C liposoluble,   ultraestable y ultrapotente, 178x más potente que la vitamina C pura*. Potencia la luminosidad, iguala el tono, protege de la oxidación y refuerza la síntesis de proteínas estructurales. 
  • Ceramidas 2 y 3: Contribuyen a reforzar la barrera de hidratación de la piel y a restaurar y prolongar su resplandor natural.
  • Vitamina E: Acción antioxidante, protege de las agresiones medioambientales que apagan la tez.
  • Extractos vegetales: Extracto de Salvia Esclarea que aporta luminosidad y calma la piel. Extractos de Aguacate, Oliva y Girasol que hidratan, protegen y acondiciona la piel

¡Compártelo en tus redes sociales!