Clarins propone una nueva línea facial para resguardar la belleza de las mujeres a partir de los 60 años. En esta etapa de su vida,  las mujeres de la generación S de silver demuestran preocuparse más por la falta de luminosidad en su rostro que por los otros factores habituales del envejecimiento, como son la perdida de firmeza o las arrugas. La mujer silver es auténtica y serena. Ya no tiene miedo a nada. Quiere seguir viviendo la vida plenamente, ser vibrante y que se refleje su luz interior en su bello rostro.