Entramos en época de bodas. Seguro que en los próximos meses estàs invitado a una o eres tú el que ha dado el paso de casarse… Si es así, espero que estas pocas líneas te sirvan de ayuda para una boda de éxito.

Lo primero para planificar una boda es saber el estilo que se le quiere dar, si quieres ser una novia clásica y formal de las de toda la vida con pedida de mano y todo o por el contrario buscas darle un tono mas informal, actual o algo íntimo y familiar.
También el tipo de ceremonia que se desea, civil o religiosa y saber los papeles que necesitas cumplimentar tanto para una como para otra.
Es fundamental que se elija lo que se elija, se identifique con los novios y su estilo de vida.

Antes de fijar la fecha es conveniente visitar los posibles sitios de celebración del banquete para saber si ese día lo tienen libre para vosotros. La elección del lugar dependerá de la época del año, el número de invitados y saber si os imponen: la decoración, el catering, música, fotógrafo o si por el contrario os dan total libertad para escoger.

Hoy día tenemos una gran oferta para elegir el tipo de invitación y la mayoría de las imprentas hacen auténticas virguerías con el papel.
Junto con el parte de boda podemos incluir otras tarjetas de menor tamaño como: plano de situación, hoteles recomendados, tarjeta de confirmación de uso de autobús si lo hubiera (está tarjeta deberá ir en un sobre con sello para que te la remitan) y si se quiere, tarjeta de lista de boda, aunque es más elegante que sea la propia tienda la que la envíe.

Las tarjetas de agradecimiento son una norma de cortesía. Conforme los novios reciben los regalos se van enviando sin dejar pasar demasiado tiempo.

Es importante que el nuevo matrimonio se haga sus propias tarjetas de visita.

Para tenerlo todo bajo control alíate con las nuevas tecnologías y crea una hoja de Excel en la que consten nombre, tratamiento y dirección de tus invitados y en la que puedas puntear su asistencia o no, si te han hecho regalo y si has dado las gracias.

Los planos de distribución de mesas son de gran ayuda en la ubicación de los invitados, sabiendo con cuantos se cuenta decidiremos el número de mesas, se recomienda poner de 8 a 10 comensales por mesa. Es usual que haya mesa presidencial pero no imprescindible. Estos planos se pondrán en sitios visibles para la orientación de los asistentes. Si se le quiere dar un aire más informal al banquete podría ser tipo bufette con mesas de apoyo.

La elección del menú dependerá de la estación del año, y de si es almuerzo o cena. Siempre se recurre a menús más ligeros durante la época estival y en las cenas.

En la actualidad la cocina es muy creativa y esto permite presentar aperitivos de formas originales y atractivas. Lo mismo ocurre con los postres por lo que se puede optar por un vistoso bufette de tartas variadas, o recurrir al postre individual, sin olvidar la tarta nupcial.

La música es fundamental desde la llegada del primer invitado hasta la salida de último, amenizando aperitivo, almuerzo o cena y posterior baile. Hay que adecuar la música escogida a cada momento.

Por Elvira Selva Catalá.
IMG-20120908-WA0001-1