Klorane Bebé se fundó en 1967 bajo la dirección de Pierre Fabre, un farmacéutico visionario que comprendió muy pronto la importancia de cuidar la piel de los bebés con los mejores productos naturales.
Más de cincuenta años de experiencia en los que lo natural es sinónimo de seguridad.

La caléndula obtenida de cultivos bio forma parte integral de las fórmulas por sus efectos suavizantes y propiedades protectoras. Y la historia continúa.

Desde que nace el bebé y durante sus tres primeros años de vida, la piel es inmadura y vulnerable porque su barrera protectora todavía es fina y permeable. Aún no es capaz de ofrecer una total protección contra las agresiones externas.
Es necesario un cuidado que envuelva la delicada piel de los más pequeños y la proteja de las agresiones, para mantenerla sana, limpia y protegerla de las irritaciones y la sequedad, proporcionándole bienestar, hidratación y protección

tagged in Belleza