Tras un año plomizo y aburrido, la primavera florece
con ganas de más color y naturalidad.
Los cortes de pelo no cambian de la noche a la mañana,
pero se alegran y amoldan a una realidad más optimista.

Continúan los cortes con capas pequeñas con mayor volumen en la parte superior y los bob desestructurados, con el pelo recto que se extiende hasta la mandíbula, generalmente con flequillo. Y, en general, las melenas cómodas y desenfadadas que triunfan en las peluquerías esta primavera. Y el carré, un corte de pelo bob que puso de moda Ana de Armas.

‘Es verdad que acumulamos el cansancio y la fatiga de este año, pero al final el hombre resurge de sus cenizas y vemos la luz al final del túnel.
Y eso se plasma en cuidarnos el pelo, aparcar los leggins y el chandal, volver a maquillarnos: verte mejor es un motor para tener ganas de movernos…- piensa Eduardo Sanchez, estilista de la maison que lleva su nombre-.

Toda la colección primaveral de Cheska respira un aire romántico, bucólico, con peinados, cortes y estilos súper cómodos que casi no necesitan peinarse: se mantienen solos. “Me apetecía proponer una primavera y un verano muy fáciles, con cortes y colores que favorezcan, cabellos brillantes, sencillos, y que no requieran trabajarlos mucho a diario, todo lo contrario: que con el corte lo tengas todo hecho, algo que nos define totalmente”, -explica María Baras, directora creativa de Cheska-.

Para el peluquero Alex Sestelo no importa el largo de tu estilo y melena,
hay opciones para todas:
Flequillo recto, como el de toda la vida pero dos dedos por encima de tu ceja.
Flequillo triángulo: puedes que seas la primera pero no la última; este flequillo en forma de V tupida va a dar mucho que hablar.

Eduardo Sánchez, que acaba de presentar su colección
True Beauty, añade: ‘Yo diría que siguen boga las ondas, ya no tan surferas, sino en la expresión mínima, leve, con un suave movimiento como el agua.
El mínimo gesto, melenas muy rectas.
Las mujeres han aprovechado para cuidarse, hacerse tratamientos en casa.
Al principio se volvieron locas haciéndose cosas en casa, luego se han calmado y ahora vienen a hidratarse el pelo, restaurarlo…

¿Y qué no se lleva?
Los tintes en colores muy chillones o rosas, violetas, rojos.
Las melenas sin fin, los rizos gordos y demasiado marcados, las mechas negro-rubio.
Vuelven tiempos de normalidad sin ganas aún de lanzarnos a nada excéntrico

Por Eva Reuss

 

¡Compártelo en tus redes sociales!

tagged in Eva Reuss, Pelo