Este verano continúa la apuesta por la ceja natural.

Para conseguir unas cejas tupidas y naturales, puedes ayudarte de un cepillo para peinarlas y dar sensación de más densidad, si hay poca, y de un kit imprescindible para trabajarlas: unas tijeras, una paleta con el color deseado si se requiriera, un lápiz para rellenar huecos y un gel para cepillar después, además de un iluminador.

En una cara pequeña jamás quedarán bien unas cejas gruesas. Antes de optar por el tipo de ceja que mejor va con nuestros rasgos faciales, hay que asegurarse de tener suficiente vello en las mismas.

Si  hay escasez, tampoco es importante pues el lápiz y algunos polvos que podamos utilizar para remarcar, solucionarán la papeleta, siguiendo el trazo que va del principio al final, rellenando allí donde se vea una o varias calvas.

La escasez de vello en cejas causa el mismo problema en las pestañas, si bien las extensiones en estas últimas es una opción más resolutiva y óptima para todas aquellas que quieran olvidarse de utilizar máscara y además tengan pocas.

A unas cejas naturales y bien tupidas, le complementan muy bien unas pestañas XL que refuercen la mirada.

Si no se baraja el tema de las extensiones por cualquier razón, el lifting puede ayudar, pero sólo si la pestaña natural es larga, porque siendo cortas, poco se puede hacer al alargarlas. También, cuando existe poco vello en la ceja son muchas las que optan por la micropigmentación, sobre todo a edades en las que es más recomendable ya que se va perdiendo vello en las mismas, buscando a ser posible tonos suaves y/o naturales que no desequilibren nuestras facciones.

En los centros Nouveau Lashes podrás conseguir unas cejas naturales.

tagged in Tratamientos