Fátima Pérez Sastre, una jovencísima lectora de LUNAySOL participó en el desarrollo de esta máquina que parece sacado de un libro de ciencia ficción.
A sus 22 años, Fátima, a la vuelta de su segundo año de ingeniería biomédica en Corea del Sur, empezó con unas prácticas en una start up, entró como becaria en BioDan y la contrataron en la investigación y desarrollo de una impresora en 3D que imprime piel.


Durante su etapa en Biodan no solo colaboró con grandes científicos de diferentes sectores sino que tuvo la oportunidad de asistir a ferias en el exterior.
Fue una grandísima oportunidad y una experiencia muy enriquecedora junto con el Hospital Universitario Gregorio Marañón y el CIEMAT
La bio impresora permite replicar la estructura natural de la piel, con una capa externa, la epidermis, junto a otra más profunda, la dermis.
Hasta ahora se hacía de forma manual.

Aunque se investigaba también en Alemania y Estados Unidos lo cierto es que en España fuimos los primeros – nos cuenta Fátima.
“Quiero seguir en este sector y apostar por España. He encontrado en Biodan, en el CIEMAT, en la Universidad Carlos III grandes científicos y compañeros y merece la pena intentarlo. Es más complicado ciertamente, la financiación y las empresas colaboradoras son menos pero existen y son buenas.


En España somos punteros mundialmente en robótica, investigación sobre el cáncer, genómica…
debemos aprender a comunicarlo y valorarlo de forma que tengamos fondos suficientes para culminar los proyectos.

Fátima firme por su apuesta continua su formación en Madrid estudiando un master de gestión en el sector de la biotecnología con el fin de completar su formación como ingeniera. Desde aquí nos sorprende esta chica muy joven por su determinación. Ojalá nuestros jóvenes en España sigan su ejemplo y apuesten por este país, y a su mismo tiempo que este país pueda ofrecerles un futuro con condiciones buenas para que se queden

tagged in Interesante