Para los más inexpertos, los que aún no han empezado a asistir a bodas y reciben la primera invitación y piensan
¿Qué me pongo?
A continuación vamos a repasar la indumentaria más adecuada de las figuras principales de una boda y también unos consejos sobre cómo ser un invitado perfecto.

La novia, la protagonista, es muy importante que el vestido que escoja se identifique con ella, la realce.
Hay una gran variedad de talleres y tiendas especializadas en trajes de novia, déjate aconsejar pero sólo tu sabes con que te sientes cómoda y con que no. Olvídate de las últimas tendencias, aunque tu vestido no haya salido en la última colección de alta costura de Paris, es importante que ese día no vayas disfrazada. La moda nupcial es amplia y te has de guiar por el diseño, el tejido, el color… Buscar complementos (el velo o mantilla, la diadema, zapatos…) que se adecuen al estilo de tu vestido, que sea un todo armónico.

Tanto el novio como el padrino y los testigos varones deberían ir con el clásico chaqué, aquí podemos encontrar variaciones en cuanto al color, un chaqué gris sería más apropiado para el día, y el chaqué con levita negra el indicado para la noche. Con el chaleco y la corbata podemos ser más creativos, y los zapatos siempre negros y de cordones. La levita del chaqué admite pañuelo, éste deberá armonizar con la corbata. Es importante conocer que el chaqué sólo admite miniaturas de condecoraciones.

La madrina, es usual que para ese día utilice traje largo, también hay un uso generalizado en España de la clásica mantilla (deberá ser negra) con peineta alta;  pero no todas las madrinas se sienten cómodas llevándolas, o es posible que el carácter de la ceremonia no sea tan formal.

Maria Baraza-136

Los invitados deberán acatar la etiqueta que marquen los novios, aunque por lo genera ellos vestirán con traje de chaqueta oscuro, corbata y zapato de vestir, pudiendo ser más creativo con el pañuelo de la chaqueta y la corbata.
Para ellas se abre todo un mundo de posibilidades, siempre teniendo en cuenta si es mediodía o noche, si es ceremonia civil o religiosa.
Hay que tener en cuenta que en la iglesia las faldas serán más largas, los escotes más discretos y se evitarán los hombros al aire.
Los tocados y las pamelas pueden ser el complemento perfecto pero hay que saber escoger y tener en cuenta que los deberás llevar a lo largo de toda la boda.

Un buen invitado es aquel que confirma su asistencia a la boda con prontitud, ese día procura no quitarle protagonismo a la novia, es elegante pero no extravagante. Dos colores desaconsejables para asistir a una boda son el blanco y el negro.

Recuerda que te reciben como te presentas y te despiden como te comportas.

Por Elvira Selva Catalá.